Cáritas da servicio a más de 500 familias al año en toda la comarca

I.M.L. / Aranda
-

La ONG cuenta en su sede de la capital ribereña con una plantilla de ocho personas y a lo largo de sus 25 años de funcionamiento ha sumado cerca de un centenar de voluntarios

En el taller de empleo confecciona productos que más tarde se venden en los establecimientos de Cáritas. - Foto: Nuria Ruiz

La delegación en la capital ribereña de Cáritas Arciprestal está de aniversario y aprovecha los 25 años que lleva dando servicio en toda la comarca para hacer balance. Esta entidad ha pasado en tierras ribereña de tener una presencia testimonial, con una labor desarrollada solo por voluntarios, ha tener una plantilla de ocho personas y atender a más de 500 familias que se benefician de la completa organización de Cáritas. «Desde acogida, los usuarios se van derivando a los distintos programas, que puede pasar a ayuda en alimentación, o si la necesidad es de drogodependencia o de un puesto de trabajo. Es una ayuda diversificada según las necesidades, no es solo ‘toma un bolsa de alimentos’ y ya está», aclaraba Antonio Moral, delegado diocesano de Cáritas en Aranda.

Para desarrollar esta compleja labor, la plantilla cuenta con la colaboración de un nutrido grupo de voluntarios que aportan su tiempo y sus conocimientos para sacar adelante los distintos proyectos. «Ese voluntariado es el que hace realidad las acciones de Cáritas en nuestra comarca, un voluntariado que a lo largo de estos 25 años ha oscilado entre las 60 y 90 personas, que son los que podemos tener ahora», apuntaba Moral, a lo que la presidenta de Cáritas Aranda, Concepción Tojeira, añadía que «a lo largo de esta trayectoria, han pasado por aquí muchas personas con el ánimo de aportar este granito de arena necesario para poder conseguir un mundo mejor, voluntarios pasados y presentes que han regalado su tiempo y su saber».

 En la actualidad, el trabajo de Cáritas cubre un amplio abanico de servicios en la comarca ribereña, como los programas de acogida, el de empleo, con diversos talleres, el de drogodependencia o el de apoyo al menor y la infancia, que han dotado a esta labor de un cariz totalmente distinto al que tuvo en sus inicios. «Antes se conocía a Cáritas por la ropa y por los alimentos, y ahora se le conoce por una labor que pretende tener un espíritu promocional, ayudar sí pero acompañando para que la persona excluida pueda recuperar su dignidad e integrarse plenamente en la sociedad», reconocía Moral.

 

Actos conmemorativos

Con motivo de la celebración del cuarto de siglo que esta entidad lleva trabajando en la zona de la comarca ribereña, sus responsables han organizado una serie de actividades con las que pretenden compartir su labor con toda la población y agradecer a los voluntarios la labor altruista que desempeñan. El calendario conmemorativo se abre el 4 de junio, con una eucaristía a las 12 horas en la iglesia de Santa María que oficiará el arzobispo de Burgos, Francisco Gil Hellín, seguida de una paella popular que se celebrará en el parque El Barriles.

Los actos de celebración continúan el 18 de junio con una jornada de puertas abiertas en los tres centros que Cáritas tiene en Aranda, el Centro de Apoyo al Menor de la calle Velázquez, el Centro Integral de Empleo de la calle Hospicio y la propia sede, ubicada en la Casa de la Iglesia, en la plaza de los Tercios, detrás de Santa María. El objetivo de esta cita es dar a conocer la realidad de esta entidad y la labor social que desempeña. Como colofón al programa, el miércoles 24 de junio a las 20 horas con una charla coloquio a cargo de Emilio López Salas, técnico del Equipo de Desarrollo Institucional de Cáritas España, que bajo el título ‘Voluntariado y ciudadanía. Realidad y retos’, y tendrá como escenario la Casa de Cultura de Aranda. Además, estos días se graba un vídeo conmemorativo para mostrar los distintos programas y los voluntarios han grabado una canción para recordar estos 25 años de Cáritas en la Ribera.