ERC pide volver a la mesa de negocio pero con un 'relator'

Agencias
-

El vicepresidente del Govern dice que el repentino acuerdo para formar un Ejecutivo entre PSOE y Unidas Podemos evidencia que se ha "tomado el pelo" a los españoles y la "frivolidad" de ambas formaciones

ERC pide volver a la mesa de negocio pero con un - Foto: Archivo

El vicepresidente del Govern y coordinador nacional de ERC, Pere Aragonès, ha advertido este miércoles de que ERC está instalada por ahora en el no a la investidura de Pedro Sánchez, y ha añadido: "O hay una mesa de negociación política (sobre Cataluña), o nosotros no podemos abstenernos".
En una entrevista en Catalunya Ràdio, Aragonès se ha referido así al acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos para formar Gobierno y al escenario que se abre para la investidura.
"Si quieren una facilitación de la investidura por parte de ERC, sit and talk (sentarse y hablar) y creemos las condiciones para el diálogo", ha dicho Aragonès, que ha añadido que por el momento nadie se ha puesto en contacto con él para hablar sobre la investidura y sobre el papel de los 13 diputados de ERC en el Congreso.
Aragonès ha reprochado al PSOE que haya "abrazado el relato de Ciudadanos sobre lo que está pasando en Cataluña", y ha advertido de que "la posición de ERC no será la misma que en julio", dado que ya no existe "margen para la confianza".
El dirigente republicano ha asegurado que reclama una mesa de negociación con el Estado, y no en el seno de Cataluña, porque existe un "conflicto político" entre Cataluña y el Estado.
"Debe haber un compromiso de crear una mesa de negociación política entre iguales, instituciones catalanas y del Estado", ha afirmado Aragonès, que ha insistido: "Si no hay una mesa de diálogo y de negociación no podremos facilitar ningún Gobierno español".
"Viendo los antecedentes, que han reducido la confianza a cero, y la frivolidad con la que han actuado, debe haber una concreción clara sobre si quieren que ERC facilite alguna cosa", ha apostillado.
El vicepresidente del Govern ha dicho que el repentino acuerdo para formar Gobierno entre PSOE y Unidas Podemos evidencia se ha "tomado el pelo" a los españoles y la "frivolidad" de ambas formaciones.
Aragonès ha mostrado su apoyo a los miembros de la Mesa del Parlament a quienes la fiscalía pide investigar, ha deplorado que el Estado insista en la vía "penal" para abordar "el conflicto político" en Cataluña, y ha reclamado a Sánchez que mantenga "una vía de comunicación abierta" con el presidente de la Generalitat, Quim Torra.

 

El PNV acuerda reunirse con Sánchez en un futuro

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, ha desvelado que el jefe del Ejecutivo en funciones, Pedro Sánchez, le ha telefoneado este mismo martes por la tarde para proponerle una reunión en la que pueda tratarse la investidura del socialista. 
En una entrevista en la Cadena Ser el dirigente jeltzale ha explicado que el secretario general del PSOE "ha tenido la deferencia" de explicarle cuáles serían "las líneas generales" del hipotético Gobierno de coalición con Unidas Podemos. 
"Hemos quedado en vernos en un futuro e ir buscando las complicidades entre todos para que esta vez sea la buena", ha apuntado Ortuzar, que se ha mostrado "favorable a la estabilidad y a que las cosas funcionen bien". 
En este sentido, el líder del PNV ha dejado claro que su partido no va a votar 'no' "a ninguna investidura salvo que haya un planteamiento flagrantemente contrario" a sus principios. 
Eso sí, Ortuzar ha recordado cual es "el ABC" de la formación. "La agenda vasca, el respeto al autogobierno y la preocupación porque el modelo de Estado territorial está en crisis, como hemos visto en Cataluña", ha remachado.  

 

Torra pide un giro del PSOE con Cataluña

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha emplazado este miércoles a los comunes a defender desde el Consejo de Ministros la libertad de los presos independentistas y el derecho a la autodeterminación, y a forzar un giro del presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, con respecto a Cataluña.
Torra ha evitado pronunciarse abiertamente sobre si los independentistas deben facilitar o bien bloquear este pacto desde el Congreso. Ha advertido que la "música" del preacuerdo no le gustó, ya que en su punto noveno "parece que se diga que hay un problema de convivencia" en Cataluña y se aboga por un "diálogo en Cataluña y no con Cataluña", pero aun así, ha dicho, quiere "pensar en positivo" y confiar en que "este acuerdo abordará la ley mordaza, la reforma laboral, la reforma de alquileres y acabará con la represión".