Homenaje a Fermín Monasterio, burgalés víctima de ETA

EFE
-
Homenaje a Fermín Monasterio, burgalés víctima de ETA

El etarra Miguel Echevarría 'Mecagüen', que huía herido tras un enfrentamiento con la Policía en el Casco Viejo bilbaíno, montó en su taxi el 9 de abril de 1969. Él se negó a llevarle si no le explicaba lo sucedido y recibió 4 tiros

El lehendakari, Iñigo Urkullu, presidirá mañana martes en Bilbao un acto en memoria del taxista Fermín Monasterio, cuando se cumple el cincuenta aniversario de su asesinato a manos de un activista de ETA, en el primer homenaje individual del Gobierno Vasco a una víctima de la banda terrorista.

Junto a Urkullu, asistirán al acto, que se celebrará en el monolito de homenaje a las víctimas del terrorismo ubicado en el Parque de Doña Casilda, los consejeros Josu Erkoreka, Beatriz Artolazabal, Pedro Azpiazu, Cristina Uriarte, Nekane Murga, Estefanía Beltrán de Heredia y María Jesús San José.

También estarán presentes en el homenaje el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Ejecutivo Vasco, Jonan Fernández, y Aitzane Ezenarro, directora del Instituto de la Memoria-Gogora, que organiza el homenaje.

Según han informado fuentes del Gobierno vasco, el homenaje se celebrará con motivo del cincuenta aniversario del asesinato de Monasterio y de acuerdo con su familia, y en el futuro se seguirán celebrando actos de recuerdo individuales a otras víctimas del terrorismo cuando se cumplan aniversarios destacados, siempre que los familiares así lo deseen.

El taxista Fermín Monasterio, casado y con tres hijos, fue asesinado por un miembro de ETA el 9 de abril 1969. El etarra Miguel Echevarría 'Mecagüen', que huía herido tras un enfrentamiento con la Policía en un piso franco de la banda en el Casco Viejo bilbaíno, montó en su taxi y le pidió que le llevara hacia Burgos.

Monasterio, al advertir las heridas de Echevarría, se negó a continuar el viaje si no le explicaba lo que le había ocurrido; tras resistirse a las amenazas de muerte de Echevarría, este le asesinó de cuatro disparos, le sacó del taxi y le abandonó en la carretera, mientras proseguía su huida al volante del coche de la víctima.

Fermín Monasterio Pérez tenía 38 años. Era natural de Burgos y llevaba cinco años trabajando en Bilbao de taxista. Estaba casado y con tres hijas.

Una de ellas, Dori Monasterio, es integrante del Foro municipal para la Paz y la Convivencia del Ayuntamiento de Bilbao, cuyos miembros canalizan las relaciones entre las víctimas y la administración municipal, proponen iniciativas para profundizar en la "empatía social" hacia las víctimas y familiares y crean cauces de participación para escuchar a las víctimas e integrar las sugerencias e inquietudes en la acción política municipal.

Monasterio se convirtió en la tercera víctima mortal de ETA desde su nacimiento tras las del guardia civil de José Antonio Pardines y el inspector de la brigada político social de la Policía Melitón Manzanas González.