Santa Clara: sí a peatonalizar pero con espacio para aparcar

C.M.
-

Los vecinos recuerdan que se suprimirán plazas de la ORA en una zona en la que son insuficientes y reiteran la necesidad de abrir la segunda planta del aparcamiento del Complejo de la Evolución a residentes

El tramo afectado sería el situado entre las calles El Tinte y Santa Cruz (la de enfrente), siempre y cuando los informes de Vías Públicas y Tráfico den el visto bueno. - Foto: Patricia González

Peatonalización de Santa Clara sí pero con alternativa al aparcamiento. Esta es la opinión mayoritaria de los vecinos de este entorno, que se sumarían así al deseo de los comerciantes y hosteleros en su petición al Ayuntamiento de ganar para el peatón en detrimento de los coches el tramo que discurre entre las calles Santa Cruz y El Tinte. 
Jesús Casado, el vecino que impulsó la recogida de firmas para que la segunda planta del aparcamiento del Museo de la Evolución se abriera a los residentes con tarifas más baratas, reconoce que cuando realizó la campaña el sentir de los residentes iba en ese sentido pero siempre y cuando haya otras opciones para poder aparcar, dado que se suprimirían plazas de zona azul. «Los negocios están totalmente de acuerdo, incluso el hotel que podría ser el más damnificado y los vecinos también. No se quitan muchas plazas pero es que con anterioridad ya se había suprimido. La solución sería que el Ayuntamiento abriera la segunda planta del aparcamiento para los residentes con bonos más baratos que los actuales», aseguró.
En este sentido, apunta que la segunda planta únicamente se llena dos o tres días al año y el resto está vacío. «No veo la competencia desleal con otros aparcamiento como nos dijo el Ayuntamiento cuando rechazó nuestras pretensiones».
También recordó que las actuales aceras de esta calle son muy estrechas, lo que en algunos casos supone un peligro para los peatones. «A veces hay coches en doble fila y los que quieren pasar se suben a la acera y hay zonas en las que el coche te pasa casi rozando. Pensamos que tiene viabilidad debido a que se crea un anillo por el que pueden circular los coches, tanto por la calle Burgense como por Progreso».
Casado recuerda que Santa Clara se ha convertido en una calle de ocio en la que los usuarios prefieren tener la tranquilidad de que no pasan coches. «También beneficiaría a las personas mayores que viven en el barrio 
ensanchar la acera. Desde el Consejo de Barrio del Crucero-San Julián se considera una buena iniciativa al tiempo que se propone ensanchar la acera para acceder a las Clarisas. «A nivel personal, pienso que sería muy beneficioso».
Por su parte, Santiago González, presidente de la comunidad de Santa Clara 52-54, considera «viable» la idea pero apunta la necesidad de «reordenar los flujos de tráfico para evitar tener que dar rodeos».
El Ayuntamiento está estudiando aplicar la peatonalización de forma permanente, si los informes de Obras Públicas y Tráfico le dan el visto bueno, a raíz de una petición rubricada por once comerciantes y hosteleros del tramo de Santa Clara comprendido entre El Tinte y Santa Cruz, precisamente el que se vería afectado por el cierre.
Los firmantes registraron su escrito ante la administración local a finales de octubre y en aquella petición se subrayaba que el test de septiembre, cuando se peatonalizó por un día a modo de prueba, «fue, en general, acogido favorablemente, valorando la iniciativa como un intento de mejorar el desplazamiento y disfrute».
Desde el Ayuntamiento consideran que sería beneficioso en muchos aspectos y que además carecería de grandes pegas: no supondría mayor afección al tráfico de la zona sur por ser esta una calle secundaria, se suprimiría menos de una decena de plazas de aparcamiento y tanto las viviendas como el hotel situados en el espacio peatonalizado tendrían garantizado el acceso tanto para los vecinos como para los clientes.
La comunicación viaria se seguiría realizando a través de la calle Santa Cruz (perpendicular), que a su vez conduce a la calle Progreso como principal arteria del barrio. Antes de tomar ninguna medida se encargará un informe no solo sobre la viabilidad que pueda tener, sino también sobre los recursos que sean necesarios para ponerla en marcha.
La idea de peatonalizar esta céntrica calle no será de hoy para mañana, dado que habría que encargar un proyecto para unificar la imagen de la calzada y la acera como se ha realizado en el resto de calles peatonales, así como dotarla de partida presupuestaria y luego ejecutar la obra.