El último aventurero

E.P.
-

El Museo de América inaugura una muestra sobre Miguel de la Quadra-Salcedo en la que se repasa la intensa trayectoria del reportero dedicada a conocer el corazón del Amazonas

El último aventurero

El Museo de América de Madrid acoge desde hoy la exposición Miguel de la Quadra-Salcedo. Una vida de aventura, en la que se muestran los episodios más relevantes de la vida del reportero a través de más de un centenar de piezas etnográficas de otros continentes, 30 de ellas recogidas por él mismo en sus viajes, así como fotografías y noticias publicadas en la prensa.
El ministro de Cultura y Deporte en funciones, José Guirao, explicó que la muestra, que podrá verse hasta el 3 de mayo de 2020, es «la punta del iceberg» de una donación realizada por parte de la familia de de la Quadra-Salcedo de 172 objetos -procedentes del Amazonas, del Ártico, de Isla de Pascua o de Indonesia y África, entre otros lugares- y un archivo documental integrado por 10.940 fotografías, documentales y bibliografías.
En este sentido, lamentó que en España no exista «la sana costumbre de hacer donaciones a instituciones públicas» porque, según apuntó, se pierden muchos legados culturales, por lo que animó a otras familias a seguir «con esta buena práctica» para «favorecer la cultura». Guirao aclaró que en la exposición, «que pone en valor el trabajo de muchos años», se combinará parte del legado de de la Quadra-Salcedo con obras de la colección estable del Museo de América, así como con otras cedidas para la ocasión tanto de colecciones públicas como privadas.
El recorrido, dividido en seis áreas temáticas inspiradas en la trayectoria vital y profesional del reportero, comienza con Una conexión histórica con América, un espacio en el que se cuenta de dónde procede su interés por el continente americano, y continúa con una zona dedicada a su juventud como atleta con fotografías, reseñas de prensa y diferentes objetos relacionados con los deportes que practicó.
También ocupa un lugar destacado su viaje a la Isla de Pascua, donde se interesó por las comunidades indígenas y recogió piezas talladas en madera que reflejaban las tradiciones y mitología pascuenses, algunas de ellas exhibidas en la exposición, así como su estancia durante tres años en el Amazonas. «Su vida se forjó en el Amazonas y siempre decía que volver allí era como estar en casa», matizó su hijo y comisario de la muestra, Rodrigo de la Quadra-Salcedo.

 

Convivencia 

El Amazonas y las tribus que habitaban en él despertaron el interés del reportero por las costumbres de comunidades como los huambisa, macu, shipib, yagua, peba o ticuna, un hecho que le llevó a forjar un archivo fotográfico «de gran valor etnógrafico» resultado de la convivencia con estos pueblos. Asimismo, otro de los espacios recoge su etapa como reportero para Radio Televisión Española (RTVE), un trabajo que le llevó a cubrir enfrentamientos bélicos en el Congo en 1964 o conocer a personalidades como el Papa Pablo VI.
Por otra parte, el ministro puso en valor la «ingente labor» de comunicación social y de divulgación de la cultura iberoaméricana del aventurero con iniciativas como la ruta Quetzal, declarada programa de interés cultural por la UNESCO. Este proyecto educativo, que cuenta con su propia zona en la exposición, tuvo 31 ediciones y permitió a más de 10.000 jóvenes españoles y latinoamericanos realizar distintas rutas para conocer la cultura de más de 20 países de América Latina. En esta línea, Rodrigo de la Quadra-Salcedo descartó la posibilidad de que la ruta Quetzal se vuelva a reabrir porque fue un proyecto que su viuda e hijos quisieron «que muriera con él» en 2016. «No tiene ningún sentido que estuviera la ruta Queztal sin que estuviera mi padre porque nunca jamás sería la ruta Queztal, sino un viaje organizado», apostilló.
Como colofón a la muestra, se ilustran algunas de las culturas presentes en dos de las regiones más visitadas por los expedicionarios, le mesoamericana y la andina, a través de piezas precolombinas y etnográficas de la colección del Museo de América.