La afición tendrá que esperar

Agencias
-

Las presiones de la Liga para que los estadios abran sus puertas no hacen mella en el Consejo Superior de Deportes, que mantiene el 'no'

La afición tendrá que esperar - Foto: Luis Tejido

Y el cielo -de la afición- puede esperar. Pese a las presiones de la Liga y, sobre todo, del presidente de la UD Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, la respuesta del Gobierno es tajante: ‘no’. Y sin letra pequeña. La presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano, reconoció ayer que es «imposible» que pueda haber público en los estadios de LaLiga Santander y LaLiga SmartBank en las dos primeras jornadas, sobre todo por la falta de igualdad para todos los equipos, por lo que demandó «no lanzar mensajes equívocos» al respecto como el que pudo decir el canario, que confirmó que habría aficionados en el duelo ante el Girona.
«Diría que es imposible, la verdad, hay muchas consideraciones al respecto, pero la más esencial es de carácter deportivo, hay que respetar la integridad de la competición, porque es algo en lo que nos hemos esforzado mucho», señaló Lozano en una emisora de radio.
Asimismo, recordó que hay «distintas zonas» de España que están en «distintas fases» de la desescalada y que con la competición doméstica se han «esforzado en los que entrenamientos fueron acompasados» para todos los equipos. «Me extraña que después de todo ese esfuerzo para acompasar, ahora en los últimos 100 metros venga alguien como si la competición no la hicieran todos», advirtió.
Para la dirigente, «es el momento de ser paciente y de saborear el éxito de que LaLiga se reanude, es el momento de que todos seamos responsables». También subrayó que quiere evitar que se produzcan «aglomeraciones fuera de los estadios». «Se hará responsable quien haya contribuido a generar confusión. Todos debemos lanzar el mismo mensaje y si no estamos todos en la misma fase de la desescalada es radicalmente imposible que haya público en unos estadios y en otros no».


Por la igualdad

Al ser preguntada sobre si entonces se autorizaría la entrada de público cuando toda España estuviese en la misma fase, Lozano reconoció que «el factor deportivo de desigualdad desaparecería» y se ceñirían ya «estrictamente a la situación sanitaria». «Sabemos que en dos semanas cambian mucho las cosas, de momento para bien, pero no hay que lanzar mensajes equívocos. No se puede ir a los estadios, el acuerdo con LaLiga fue reanudarla a puerta cerrada y así se va a hacer», sentenció.
Además, puntualizó que el tema no se lo ha «planteado nadie de forma oficial» al CSD y que se enteró por la prensa de las palabras de Ramírez. «La gente necesita un mínimo de seguridad y estas ocurrencias inducen a la confusión. Vamos a arrancar la competición bien y vamos a ver cómo evolucionan las cosas y la epidemia». Tampoco quiso aventurar si en septiembre podría haber ya aficionados.