Por amor a los ajos

B.G.R. / Castrojeriz
-

De Villaquirán de la Puebla o Castellanos de Castro, los vendedores dan salida a la cosecha en la feria de Castrojeriz

Los precios de las ristras, bien tejidas y colocadas, oscilan entre los ocho y los 18 euros, dependiendo del tamaño. - Foto: Luis López Araico

Dicen los veteranos que antes había muchos más vendedores que ahora. Han pasado 34 años de la primera edición de la Feria del Ajo de Castrojeriz y hay quien se mantiene fiel a la cita desde sus orígenes. Es el caso de Paco, de Villaquirán, que atribuye este descenso en la participación al hecho de que «los jóvenes no quieren seguir porque esto no da dinero». Dice que lo hace «por capricho», para dar salida a la pequeña cosecha que dan los 2.000 metros que tiene plantados.
El mayor volumen de ventas llega cuando cae la tarde, refresca y comienzan los actos de lectura del pregón, que este año corrió a cargo de Paolo Caucci, experto en el Camino de Santiago y Director del Centro de Estudios Jacobeos de la villa castrense, y el concurso de tejer ristras. Los precios oscilan entre ocho y 18 euros, dependiendo del tamaño. En algunos puestos se puede leer el cartel de ‘cosecha propia’, «para dejar claro que aquí no hay picaresca», afirma Aurora, que ha venido del pueblo de Villaquirán de la Puebla.
Es el tercer año que esta mujer participa en la feria de Castrojeriz. Lo hace para mantener la tradición familiar recuperada por su marido. «Lo ha visto siempre y ha decidido retomar un poco lo que hizo de joven», comenta animada por la fidelidad que encuentra en algunos clientes. «La gente compra y, si salen buenos, repite al año siguiente», precisa para después reconocer que si queda género acudirá también a la Feria de Santiago que se celebra enBurgos.
Otro veterano de la muestra de Castrojeriz es Saturnino, de Castellanos de Castro. Lleva ocho años vendiendo ajos y presume de cosecha.«Ha ido bien; ya ves estos míos, que dicen que son de los mejores», subraya entre sonrisas y con la esperanza de que el final del día anime las ventas.

Productos artesanos

Aunque los ajos, bien dispuestos y colocados, son los protagonistas de la feria, el mercadillo ofrece variedad de productos artesanales. Quesos, embutidos, verduras o frutas atraen las miradas de los paseantes, al igual que la ropa o el mimbre. Tras la muestra de ayer, esta tarde a las 20 horas habrá animación infantil con música, bailes y un taller de globoflexia. El próximo sábado, 27 de julio, se celebrará una conferencia a cargo de Francisco Gómez sobre la Guerra de la Independencia y las operaciones militares en Burgos y en Castrojeriz. El domingo será el día de las peñas y habrá actividades toda la jornada.