Las motos se van a otras zonas peatonales a aparcar

F.L.D.
-

Los usuarios abandonan Santo Domingo y Santocildes pero encuentran otras calles para aparcar

Las de Santo Domingo se han mudado a la travesía del Mercado. - Foto: Patricia

Los aparcamientos de motos son como la materia: ni se crean ni se destruyen, simplemente se transforman. A falta de alternativa, solo hace falta que uno ponga la primera piedra para trasladar una zona de estacionamiento a otra. Hasta hace un mes, los usuarios de este vehículo de dos ruedas que se acercaban a diario al centro tenían dos alternativas. Una era el soportal de la parte trasera del edifico de Deportes, en la calle General Santocildes, y la otra, mucho más concurrida, era la plaza Santo Domingo, entre la entrada al párking subterráneo y la Diputación. El Ayuntamiento ‘clausuró’ estos dos lugares en base a la Ordenanza de Movilidad, pero de momento solo han conseguido que se muden a otros lugares peatonales. 

En el caso de calle paralela a la avenida del Cid, los motoristas se han pasado a la otra acera. La Plaza de España se ha convertido en un buen lugar para dejar el vehículo, sobre todo en los soportales del Mercado Norte y también del edificio Feygón. Uno de los ramales es el más frecuentado, especialmente en días de lluvia. También la calle San Lesmes, junto al aparcabicis, donde Víctor Manuel, un usuario habitual de este transporte, se mostraba muy crítico al recalcar que "en otras ciudades tienen zonas habilitadas pero parece que en Burgos somos los últimos monos". 

Esa es la opinión generalizada de todos los que suelen acercarse en motocicleta al centro de la ciudad. A falta de espacio definido, buenas siguen siendo las calles peatonales, y si encima están cubiertas mucho mejor. Si no que se lo digan a los que estos días las han dejado en la travesía del Mercado, frente al Museo del Libro. Aunque aún quedaban algunos que hicieron caso omiso a las vallas de prohibición colocadas por la Policía Local en Santo Domingo el lunes, muchos optaron por cambiar de alternativa. 

Algunos optaron por cambiar Santocildes por los soportales del Feygón.Algunos optaron por cambiar Santocildes por los soportales del Feygón. - Foto: Patricia

En el caso de Lorenzo, un motorista que solía dejarla frente a la barandilla del párking, señalaba que "vi cómo uno que iba delante la dejaba en ese soportal y yo hice lo mismo". "Lo que no tiene sentido", puntualiza, "es que prohiban aparcar en un lugar sin que habiliten otro antes". 

En ese punto está el Ayuntamiento, asegura la concejala de Seguridad Ciudadana, Blanca Carpintero. La Policía Local está estudiando las diferentes posibilidades para ubicar un aparcamiento para motos en el centro y también en otras zonas de la ciudad. Mientras tanto, las sanciones irán en función de las circunstancias que se den y del criterio de los agentes.

 

La calle Condestable es ya un clásico aparcamiento improvisado de motos.La calle Condestable es ya un clásico aparcamiento improvisado de motos. - Foto: Patricia