Tan compleja como poco lograda

JIMENA ANTONIELLO
-
Tan compleja como poco lograda

Colin Firth retoma los papeles de hombre torturado en 'Un largo viaje' con Nicole Kidman de pareja

La nueva película dirigida por Jonathan Teplitzky y protagonizada por Colin Firth y Nicole Kidman, se esperaba como la gran historia épica del año. Incluso se llegó a comentar su intención de estar entre las similares a Memorias de África o Australia. En realidad, se trata de una narración sobre las infamias de la guerra y los traumas que sufren los soldados a posteriori. Éste es el caso particular de un ingiero Inglés (Eric Lomax), apasionado por los trenes, que durante la Segunda Guerra Mundial es tomado prisionero junto con parte de su escuadrón y obligado a trabajos forzados para la construcción de las vías férreas entre Birmania y Tailandia, en 1942. Allí, Lomax será torturado y vejado, marcándole de por vida. La película, centrada en la década del 80, trae a colación los terribles traumas psicológicos de sus combatientes.

La errónea expectativa generada en un primer acto por el rápido noviazgo a edad madura de los personajes, quienes se conocen por casualidad en un tren, desemboca en una trama poco articulada y entrecortada entre las idas y venidas al pasado del protagonista (flashbacks). Rápidamente se cae en un intento por dirigir las emociones del espectador a través de los relatos bélicos con una fotografía aceptable y una banda sonora que hace sentir mucho más de lo que realmente capta el ojo del espectador. No consigue el dramatismo que pretende y desde luego, no involucra a los espectadores en la historia en absoluto. Es como sentarse a mirar por una ventana (de un tren tal vez) algo que ocurre fuera y que olvidaremos a los pocos minutos.

Aunque basada en un hecho real, el tema elegido para la película no logra su cometido y nos regala un final muy poco cuidado y bastante predecible. Los minutos de suspense psicológico a los que se intenta someter al espectador quedan opacados por una trama elaborada sin demasiado esmero, pese a poner de manifiesto los horrores a los que estuvo sometido Lomax en la vida real. Con todo, Colin Firth hace un gran trabajo interpretativo, con un papel básicamente emocional.
Confusa y difusa, no está a la altura del elenco que participa.