La lucha contra las adicciones no cesa durante la cuarentena

EFE
-

La Fad denuncia un aumento de las apuestas por internet por parte de menores en la confinamiento y lanza una campaña en redes sociales para concienciar a los más jóvenes del peligro

La lucha contra las adicciones no cesa durante la cuarentena

La Red de Atención a las Adicciones (UNAD) ha pedido al Gobierno la suspensión temporal del juego en línea mientras esté vigente el estado de alarma, ante el aumento de la demanda de ayuda por problemas con las apuestas a través de internet.

También la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD) ha expresado su preocupación por el aumento durante el confinamiento de las apuestas de menores por internet y ha lanzado una campaña en redes sociales para sensibilizar a ese colectivo sobre los riesgos del juego con dinero y de apuestas en línea.

La Red de Atención a las Adicciones reclama esa medida urgente de suspensión del juego en línea "dado el importante aumento de demandas de ayuda que se están registrando durante esta etapa", en la que se está "incitando" a personas vulnerables, como menores, a jugar y realizar apuestas "con mayor facilidad incluso que antes del confinamiento".

"Es una medida encaminada a la protección de la sociedad en su conjunto, pero especialmente dirigida a los colectivos con mayor vulnerabilidad. Se está incitando a una población que ya era frágil antes de la crisis y actualmente lo es aún más", explica el presidente de la red, Luciano Poyato.

 

Según la directora general de FAD, Beatriz Martín Padura, "en estos difíciles momentos de confinamiento preocupa que el juego con dinero y las apuestas online en menores aumenten y creen problemas de ansiedad, insomnio, deudas o malas relaciones familiares".

La campaña lanzada por la FAD "Defiende lo obvio" va dirigida en estos momentos específicamente a jóvenes de 14 a 18 años para alertarlos sobre los riesgos a los que se enfrentan cuando juegan con dinero y apuestan.

"Riesgos que para FAD van más allá de la ludopatía -que afecta en torno a un 2,10% de los menores· y que son, por ejemplo, la ansiedad, el nerviosismo, la irritabilidad o el insomnio; las malas relaciones familiares por mentiras o pequeños hurtos; o problemas de rendimiento escolar o de absentismo; consecuencias de un juego problemático que afecta en torno a un 18% de los escolares de 14 a 19 años", explica la organización.