Sanidad descarta que haya zonas al borde del confinamiento

SPC
-

La directora general de Salud Pública explica que los colores sirven para mayor control de la Junta y para ajustar las recomendaciones, aunque ya hay 70 áreas de máximo riesgo

Centro de salud de Íscar, localidad vallisoletana que lleva casi dos semanas confinada. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira

La directora general de Salud Pública de la Junta, Carmen Pacheco, aseguró ayer que no hay ninguna zona básica de salud al borde del confinamiento y aseguró que los colores que se usan para determinar la situación de cada zona (verde, amarillo, naranja o rojo) señalan las recomendaciones que se hacen y sirven para que el Gobierno regional tenga un control y una radiografía de la situación.
Pacheco, que explicó la situación en una entrevista concedida al programa ‘Valladolid en la Onda’ de Onda Cero y recogida por Europa Press, aseguró que a día de hoy «la situación es más estable y un poquito mejor» que en días pasados y las cifras de este miércoles, con 177 nuevos positivos, «no tienen nada que ver con las de ayer -por el martes-», con 599 contagiados más.
No obstante, la responsable de Salud Pública de la Junta dejó claro que no se puede decir que la situación es «buena» porque los casos y brotes aumentan cada día, e insistió que «no se puede hablar de que ninguna zona básica de salud esté al borde del confinamiento».
A pesar de ello, cada día siguen aumentando las áreas sanitarias de color naranja, es decir con más de cinco contagiados por cada 10.000 habitantes, y los datos de ayer reflejaban ya 70 zonas de salud de máximo riesgo tras un incremento de diez respecto a la jornada anterior. También es verdad que otras han mejorado su situación, es lo que han conseguido Mota del Marqués y Casa del Barco, ambas en Valladolid, la última en la capital; y Filiberto Villalobos, en Salamanca capital.
Burgos, con 18 zonas afectadas, y Salamanca, con 17, son las que presentan mayor incidencia. Pacheco se refirió a Soria, con la mayoría de sus zonas de salud en máximo riesgo, y reconoció que «ha estado muy castigada desde el principio de la pandemia» y aunque hay un goteo de casos «se controlan muy bien los brotes y se consigue rastrear todos los contactos», por lo que la situación «está contenida», mientras que «se estabiliza» en Salamanca, y en Burgos y Valladolid «la situación es un tanto más contenida» a pesar de que surgen nuevos brotes.
Por eso, la situación «no es tan preocupante como en Aragón o Cataluña», concluye la directora general de Salud Pública de la Junta , Carmen Pacheco.