Las obras para la reforma de la calle Arenal durarán 5 meses

Ó.C
-

El proyecto se aprobará la próxima semana para iniciar la adjudicación. El tráfico se cortará para realizar la actuación desde San Agustín a Francisco Cantera, aunque el tramo no modificará su estética actual

Las obras para la reforma de la calle Arenal durarán 5 meses

La inversión más ambiciosa de este 2020 está cerca de empezar su tramitación. Se trata de la reforma integral de la calle Arenal en su tramo comprendido entre San Agustín y Francisco Cantera. Son aproximadamente 150 metros ubicados en el centro Miranda, para los que se han reservado cerca 663.000 euros. Para saber el coste real habrá que esperar a recibir las ofertas para comprobar si hay alguna rebaja y de cuánto es, tal y como se espera por el equipo de gobierno. Lo que se tiene claro es que el plazo de ejecución es de cinco meses, aunque todavía como resalta el concejal de Obras, Adrián San Emeterio, no se tiene muy claro cuánto tiempo se tendrá que cortar esta artería por la que hay un volumen considerable de tráfico.
El responsable municipal repara en que la medida afectará directamente al trayecto del autobús urbano y a un garaje, pero como indica habrá que esperar a conocer la empresa para saber en qué plazos se tendrá que suprimir el tránsito de vehículos, aunque en la obra efectuada en Ramón y Cajal la restricción se prolongó durante casi cinco meses, cuando el plazo de ejecución era de seis. «Una vez sepamos quien se hace con la adjudicación nos reuniremos para hacer el calendario», afirma San Emeterio, que aclara que se tendrá que exponer por los responsables de la firma la disponibilidad de personal y de maquinaria, aunque siempre con la base de los plazos que se establecen dentro del pliego de condiciones.
En ese momento también será cuando la adjudicataria aclare «lo que necesita», aunque el responsable de Obras asume que habrá que establecer una «zona de acopio» en el que poder dejar cierto material y maquinaria, con las molestias que esto puede ocasionar puesto que además será una zona que se ocupará pero en la que no se acometerá ninguna mejora. Este precisamente fue uno de los puntos críticos en la reforma que se acometió en 2019 en la calle paralela a Arenal, que es Ramón y Cajal.
Ambos proyectos tienen una diferencia importante puesto que en el tramo en el que se va a actuar en este 2020 hay menos comercios, puesto que una buena parte de la calle está ocupada por el muro de Sagrada Familia y la sede de Correos. «Por este motivo la obra va a ir más rápido porque no hay tantas tomas de saneamiento y eso va a aligerar el trabajo», detalla San Emeterio, en una obra en la que «la estética actual de la calle» se va a conservar.
Esto quiere decir que las aceras se mantendrán con medidas similares, con 3 y 4,3 metros de anchura, mientras que la calzara se quedará en los 3,7 metros, en una zona en la que la calle tiene quince metros. En cuanto a los aparcamientos se anuncia que, en esta ocasión al contrario de lo que sucedió en Ramón y Cajal, no habrá una reducción en el número de estacionamientos. Por último se pretende volver a plantar arbolado, como ya se tiene ahora.
Si la idea es mantener la imagen actual, la justificación de la inversión se entiende por la necesidad de renovar aspectos como el saneamiento o los suministros. «El colector cuenta con algunos problemas de sedimentos y la tubería de distribución de agua es antigua», reconoce el responsable de Obras, que detalla que también se aprovecharán para soterrar el alumbrado eléctrico, completar las canalizaciones eléctricas y trabajar en la distribución del agua. En cuanto al pavimento «las aceras están bastante degradadas», se reconoce, y en la calzada también hay puntos que presentan un mal estado, porque estas serán otras de las mejoras que se tendrán en estos meses.