Por los altares sagrados celtas de Gete

MARTA G. CUÉLLAR
-
Por los altares sagrados celtas de Gete

La localidad, cercana a Salas de los Infantes, cuenta con la primera ruta de la provincia dedicada al mundo religioso de la Edad del Hierro

Gete, pequeña localidad perteneciente al municipio de Pinilla de los Barruecos, cuenta ya con la primera ruta provincial de los Altares Célticos, cuyo acondicionamiento y señalización ha contado con financiación del grupo de acción local Agalsa. Se trata de un recorrido sencillo, apto para todos los públicos y para realizar en cualquier momento del año.
Desde el centro del pueblo de Gete parten los caminos hacia los dos altares con los que de momento cuenta esta ruta. «Se han descubierto y contextualizado un total de 5 nuevos altares por la zona, que suponen un interesante dato sobre los espacios de culto y las prácticas rituales de la Hispania Céltica, pero habría que dedicarles más tiempo. Para estos dos altares hemos estado 4 años consecutivos aquí, con campañas de excavación», señala Ignacio Ruiz Vélez, profesor y arqueólogo.
Durante la Edad del Hierro, la península ibérica estuvo poblada por un conjunto de tribus, y su forma de vida y religiosidad pagana les llevó a venerar a sus dioses en destacados lugares naturales, concebidos como altares donde realizaban rituales y ofrendas religiosas. «Todos estos altares se ubican en rocas, formando un conjunto ritual para ceremonias en las que se sacrificaban animales, se derramaba su sangre y posteriormente había un banquete con los animales sacrificados, por lo que sería interesante, el día de mañana, hacer una una prospección geomagnética de toda la periferia y ver qué hay», apuntaba Ruiz Vélez, con vistas a un futuro trabajo.
Hasta su reciente descubrimiento estas peñas pasaban desapercibidas. Fue precisamente una vecina de la localidad, María Victoria Palacios, quien puso en conocimiento de Ruiz Vélez su existencia, «María fue alumna mía de Historia. Cuando estábamos dando el mundo celta se dio cuenta de que en su pueblo, Gete, había una peña con una especie de escalones y un hoyo arriba, donde iban a jugar de pequeños, y ahí empezó todo», recuerda. La relevancia de estas investigaciones arqueológicas llevó al Ayuntamiento de Pinilla de los Barruecos a convertir estos descubrimientos en un recurso cultural, «con el objetivo de poner en valor los recursos de la zona», apuntaba José-Rubens Mamolar, el alcalde. Para ello encargó al arqueólogo y gestor cultural Oscar González el diseño y la ejecución de la ruta, a través de la que se pueden visitar dos de estos altares: el ’Altar de la Peña’ y el ‘Altar de los Tres Tronos’, dos peñas rocosas en las que se realizaron sacrificios rituales desde la Edad del Hierro. La ruta se puede visitar en menos de una hora, y en cada altar hay unas señales con paneles informativos que adentran al visitante en el mundo religioso de la Edad del Hierro. Además, las señales cuentan con código QR, que enlaza a una sección específica de la web municipal, donde se amplía la información sobre el tema.