Alerta ante el drástico declive de las aves esteparias

G. Arce
-
Vicente Zumel, representante de SEO/Birdlife - Foto: Luis López Araico

SEO/Birdlife advierte de que la agricultura intensiva y los venenos matan a una de las riquezas naturales de la provincia de Burgos

Las técnicas de agricultura intensiva y el uso de los venenos están eliminado a uno de los tesoros naturales más desconocidos de la provincia: sus aves esteparias, las que pueblan la inmensa superficie de nuestros campos de cereal. La situación, según denuncia la ONG SEO/Birdlife, es crítica pues el declive de estas especies «ha sido tremendo» en los últimos años. Entre las especies más amenazadas están la alondra ricotí, el sisón, la ganga, la avutarda o la tórtola. Incluso las poblaciones de codorniz, tan apreciadas por los cazadores, también están en declive.

Vicente Zumel, responsable del grupo local de la ONG ornitológica, asegura que el problema no solo está en la provincia sino en todos los lugares por donde transcurre la vida de estas aves migratorias. Es una tragedia natural a la que es ajena buena parte de la opinión pública local, pero que no pasa desapercibida para aquellos aficionados -especialmente los procedentes de Reino Unido y Centro Europa- que se desplazan hasta aquí para observar los últimos ejemplares de algunas de estas especies tan valiosas, como es el caso de la alondra ricotí. Tampoco para los 18.000 socios de SEO/Birdlife, un centenar de ellos en Burgos.

«Se está volviendo a hablar de una nueva ‘primavera silenciosa’ como la que provocó el uso del insecticida DDT en los años 60. El campo está perdiendo sus insectos y con ellos las aves. Toda la cadena trófica está afectada y nosotros también con ella».

El responsable del grupo ornitológico lamenta que los cambios propiciados desde las administraciones no hayan aportado solución alguna sino agravado el problema. «Vamos a peor, la PAC no prima como debería el respeto al medio ambiente sino que se centra en la producción. Casi el 40% del presupuesto de la UE va a parar a muy pocas manos, a los grandes agricultores, se despuebla el mundo rural y solo cuentan las hectáreas, MEDIO NATURAL | EL CUIDADO DE LOS PÁJAROS ALONDRA RICOTÍ los derechos y la explotación. Se concentran las parcelas, no hay rotaciones y se sobreexplotan los acuíferos... Vamos a peor».

Además de las aves esteparias, Burgos es un paraíso para las rapaces, con el buitre leonado como principal protagonista. Por contra, se está perdiendo el águila perdicera y solo queda una pareja estable, cuyo cuidado es compartido entre las comunidades de Castilla y León, La Rioja y País Vasco. Las aves forestales también prosperan por la paradoja de nuestro tiempo: hay más montes y menos pueblos.

«La gente valora cada vez más la naturaleza en la medida en que necesita escapar del urbanismo. En Burgos se empieza a tener en cuenta la enorme riqueza natural que atesoramos, incluso lo está aprovechando el turismo: Observar aves libres le gusta a todo el mundo...».

 

OÍR, VER Y CENSAR.

Los integrantes de SEO/Birdlife desarrollan programas de seguimiento de las poblaciones de aves en la provincia, principalmente, las reproductoras y las nocturnas y también lleva a cabo censos más específicos. Este año tocan las aves esteparias: las avutardas y gangas. «Cada uno de nosotros tiene asignada una cuadrícula y nuestro trabajo consiste en seguir a las poblaciones de aves que puedas ver u oír en un tiempo de 5 o 10 minutos en las 20 estaciones de escucha que tienes asignadas», explica Vicente Zumel, cuya cuadrícula se ubica en la Ribera del Duero, espacio en el que lleva trabajando desde hace más de 15 años. Junto a este seguimiento, este veterinario, que creció con los documentales de El hombre y la Tierra de Félix Rodríguez de la Fuente, también se ocupa (en sus ratos de ocio) de otra cuadrícula integrada en el programa Noctua, centrado en el seguimiento de las aves nocturnas, y otra más especializada en las invernantes. A lo largo de la geografía española hay miles de expertos que realizan esta labor, cuyos datos de campo se centralizan y procesan en la sede central SEO/Birdlife. «Del trabajo de cada uno de nosotros dependen los programas que desarrolla Europa a la hora de decidir el desarrollo de las regiones y las ayudas que requieren. También los usan el Ministerio de Transición Ecológica y la Junta». Zumel tiene claro que cuantos más ojos y oídos haya en la naturaleza, más se contribuirá a su conservación. Por ello invita a los burgaleses a colaborar en esta labor.