Sonorama apuesta por mejorar la limpieza en el casco urbano

I.M.L.
-

Desde la organización apuntan que no se puede achacar al festival la «mala educación de unos pocos» que «en su mayoría no llevan la pulsera», en respuesta a las críticas de la Asociación de Vecinos Zona Centro

Sonorama apuesta por mejorar la limpieza en el casco urbano - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

i.m.l. / aranda
Las duras críticas expresadas por la Asociación de Vecinos Zona Centro contra Sonorama Ribera han provocado una polvareda en el entorno de la capital ribereña. Algunas reacciones ponía en tela de juicio la representatividad de esta organización sobre los habitantes del casco histórico arandino y llevaban incluso a plantear el uso dudoso del sello de la asociación para rubricar el comunicado o descalificar su contenido al considerarse que no refleja el sentir de todos los socios. De hecho, en la tarde de ayer se celebraba una reunión para aclarar alguno de estos puntos.
De manera paralela, desde la organización del festival no han querido echar más leña al fuego, considerando que «es edificante leer las opiniones en contra», como reflexionaba el coordinador de Sonorama, Javier Ajenjo, que recordaba que «no estamos de acuerdo con la suciedad y la mala educación de unos pocos, que curiosamente en su gran mayoría no llevan pulsera del festival».
Sin embargo, Ajenjo considera que «de ahí a la inseguridad hay un gran trecho». «De ahí a Magaluf hay 360 días del año. Solo con la autocrítica se crece y se llega a este tipo de ‘problemas’ que en otros sitios estarían encantados de tener. Sonorama es un festival que necesita ser cuidado si se quiere su existencia en la ciudad», puntualizaba en un comentario a través de una red social.
Los responsables del festival insisten en que «para nosotros sería inmensamente más cómodo arrancar todos los días a las 19 horas en el recinto» pero consideran que la franja diurna de Sonorama es lo que la diferencia de otros festivales. «El tiempo y los arandinos han creado un modelo único que todos los festivales intentan copiar, un modelo que ha conquistado las plazas de nuestro pueblo poco a poco con música, tolerancia y diversidad».
Partiendo de que «nadie va a impedir es que además de tener la conciencia muy tranquila, es que sigamos sintiéndonos orgullosos de nuestro pueblo, y no dejemos de pensar que aquí si hay oportunidades», Ajenjo reconoce que «hay que trabajar para que por ejemplo, como se hace en el cañonazo, no se permita acceder al centro con vidrio, pongamos contenedores aunque sea de obra para las basuras, pongamos baños en las zonas necesarias, y entre todos hagamos un festival mejor».