El consumo de la píldora del día después baja a la mitad

A.G.
-

Se han cumplido diez años desde que se permitiera la dispensación sin receta de la anticoncepción de urgencia que, en Burgos, nunca se ha vendido en gran número, según los farmacéuticos

La píldora del día después está indicada en los casos en los que falle la anticoncepción o en los que no la haya habido. - Foto: Patricia González

Es muy difícil hacerse una idea cabal del número de píldoras del día después que se han expendido en Burgos en la última década, justo desde que se permitiera la venta de la anticoncepción de urgencia sin receta y es justo por esta causa. Sin la prescripción de un facultativo no hay quien guarde una estadística y, de hecho, la única que se ha conocido a nivel nacional tiene que ver con los datos obtenidos de un estudio realizado por una consultora especializada en temas de salud, que cifra en 7 millones de dosis las que se han comprado desde 2009 en todo el país. En Burgos, el Colegio Oficial de Farmacéuticos tampoco tiene datos pero sí ha podido recabar algunos entre las distribuidoras de medicamentos de la ciudad. Los que maneja una de las que mayor implantación tiene demuestran que la comercialización de este producto ha ido a la baja hasta el punto de quedarse en la mitad en los últimos cinco años.
Así, en 2014, esta empresa distribuyó 831 envases, cifra que al año siguiente se quedó en 456. El número ha ido descendiendo paulatinamente: 433 en 2016, 373 en 2017, 385 en 2018 y 226 en 2019. En cualquier caso, el propio presidente del Colegio, Miguel López de Abechuco, explicó que los comentarios dentro de la profesión apuntan en la misma dirección de que se trata de un medicamento de no excesiva venta: "Esto puede tener una lectura positiva y es que no parece que se utilice como un método anticonceptivo permanente sino que se usa en las circunstancias en las que son necesarias.  En las oficinas de farmacia, además, su venta va acompañada de un consejo sanitario". Tampoco disponen de datos en la Unidad de Atención a la Mujer, donde se instauran tratamientos anticonceptivos a multitud de mujeres, ya que no es muy habitual que allí se soliciten. Lo que sí explican es que la denominada píldora del día después no es abortiva, uno de los bulos que han rodeado a este fármaco desde su puesta en venta sin receta.
"No es abortiva porque lo que hace es retrasar la ovulación. Si fruto de la relación sexual la mujer ya está embarazada esa gestación no se va a interrumpir, es un gestágeno, una hormona que mantiene el embarazo, no hace nada. Tampoco provoca malformaciones en el feto en el caso de que la mujer esté embarazada", explicó Abel Renuncio, ginecólogo de la Unidad. 
Existen tres tipos de anticoncepción de emergencia, dos hormonales (el principio activo denominado levonorgestrel, que es el más consumido, tiene varias presentaciones farmacéuticas y ha sido declarado por la OMS como un medicamento esencial, y el acetato de ulipristal, que solo tiene una presentación) y un tercero que es un dispositivo intrauterino, un DIU, que se implanta en muy pocas ocasiones. El levonorgestrel está indicado hasta 72 horas después de coito de riesgo y se comercializa en España desde 2001; el acetato de ulipristal es útil durante más horas, hasta 120 después de la relación, y se vende desde diciembre de 2009, dos meses después de que se retirara la obligación de dispensar estos medicamentos con receta.
La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) es muy clara cuando advierte de que, en ningún caso, debe considerarse la anticoncepción de urgencia como método de uso habitual. La píldora del día después se utiliza únicamente en los casos en los que se quiera prevenir un embarazo después de una relación sexual coital desprotegida o en la que se haya producido un fallo del método anticonceptivo utilizado. 
Las indicaciones son, por tanto, el coito sin protección, los accidentes con la anticoncepción (rotura o mal uso del condón, mal cumplimiento de los métodos hormonales o retirada imprevista del DIU) y la violación, de hecho, su uso debe formar parte de los protocolos de actuación en mujeres que sufren abusos sexuales. 

¿QUÉ ES?
Un método anticonceptivo de urgencia que se usa para prevenir un embarazo no deseado cuando ha fallado la anticoncepción habitual o tras un coito sin protección.
¿QUÉ NO ES?
Ginecólogos y farmacéuticos advierten de que no protege de las infecciones de transmisión sexual ni es un anticonceptivo habitual.
CÓMO FUNCIONA
Impide que los ovarios liberen un óvulo, evita y  que un óvulo fecundado se adhiera a la pared del útero y evita que los espermatozoides fertilicen cualquier óvulo que pueda haber sido liberado.
h