Bañeres se va y Marañón se deja querer

B.G.R.
-
Gloria Bañeres, en un acto de partido en 2015 - Foto: Valdivielso

La portavoz seguirá como edil hasta el fin de la legislatura y después abandonará el Partido por la victoria de Silvia Clemente en las regionales. Su compañero de escaño se muestra abierto «a todo»

La elección de Silvia Clemente como candidata de Ciudadanos a la Presidencia de la Junta, tras vencer por solo 35 votos a su oponente, Francisco Igea, se ha cobrado la primera víctima en Burgos. Ya lo sugirió cuando se conoció que la expresidenta de las Cortes y hasta el pasado 21 de febrero afiliada al PP se convertía en la candidata ‘oficial’ de la formación naranja, y ayer lo confirmó minutos después de conocerse el resultado de las primarias. Gloria Bañeres, portavoz municipal del grupo, dejará el partido:«Me voy un poco triste e incluso con un poco de rabia porque ha ganado la parte que no representa por lo que mucha gente y yo hemos estado luchando estos cinco años».
Bañeres fue fiel a sus anteriores argumentos al reiterar que Clemente «no representa los principios» del partido, algo que considera que sí cumplía Egea, y cree que con su proclamación se «pierde esa esencia y es una pena». No obstante, prefirió no hablar de la repercusión que tendrá en la formación. «Si no estoy, no quiero decir nada, ni bueno, ni malo, que sigan adelante y que tengan la mejor suerte del mundo en las elecciones», manifestó la concejala.
Lo que sí que dejó claro es que se mantendrá en el Ayuntamiento hasta que termine la legislatura por «respeto» a la institución y a los 12.500 ciudadanos que respaldaron con su voto la lista que encabezó en los comicios de hace cuatro años. En este sentido, subrayó que tan solo quedan tres Plenos municipales y que «no sería operativo» e incluso podría resultar «perjudicial» para la Administración local «hacer movimientos extraños».
Prefirió no aventurar si habrá o no más renuncias, dado que el resultado de las primarias evidencia que el aterrizaje de la presidenta de las Cortes en Ciudadanos no es del gusto de todos al haber logrado 561 votos frente a los 526 del diputado por Valladolid. «Cada uno tomará partido, pero supongo que decepción habrá en muchas personas», dijo la edil, quien afirmó desconocer el resultado de los votos de la militancia en Burgos.
Bañeres admitió que le hubiera «enorgullecido» volver a liderar la candidatura de la formación naranja al Ayuntamiento de la ciudad, aunque aseguró la decisión de seguir o no, incluso antes de que llegara Clemente, resultaba difícil porque suponían «cuatro años más de renuncia a mi trabajo». No obstante, reiteró que «conmigo nadie se puso en contacto y entiendo que a estas alturas tendrán una lista confeccionada que desconozco».
la otra cara. La portavoz de la formación se había posicionado a favor de Igea, al igual que su compañero de partido y también concejal Jesús Ortega, quien ya anunció en enero su intención no repetir en las elecciones municipales. No así, el tercer edil, Vicente Marañón, quien apoyó a Clemente y tras conocer la decisión de Bañeres confió en que «reconsidere su decisión pasados unos días». Elogió cómo se han desarrollado las primarias en la región, con dos candidatos «sólidos», además de la elevada participación  (70%), subrayando que forman parte del «sistema democrático» del partido y que lo normal es «apoyar al ganador y aceptar los resultados».
Marañón se mostró abierto a «todo» en referencia a la confección de las candidaturas para los comicios generales y municipales y aunque sus preferencias iniciales parecían encaminarse a Madrid no descartó el Salón de Plenos. «Sí que estaría dispuesto a encabezar la lista al Ayuntamiento y al Congreso», sostuvo, si bien no quiso detallar su preferencia al respecto y aseguró que «depende de un contexto que excede la agrupación local».