¿Blanco y en botella? ahora, en tetra brik

SPC
-

Pascual presenta su nuevo Tetra Brik® Aseptic Bio-based, el envase para leche UHT más sostenible del mercado con un 89 por ciento de materiales procedentes de fuentes renovables

¿Blanco y en botella? ahora, en tetra brik - Foto: CATHYD

El futuro es ahora. El planeta está en situación de emergencia y los actores sociales han de emprender acciones para su conservación, como evidencia el hecho de que el 81 por ciento de los ciudadanos crea que la conservación de la naturaleza es un problema inmediato. De hecho, durante los últimos años la sociedad está consolidando una conciencia medioambiental que, a nivel de consumo, pone el foco sobre la sostenibilidad, el valor nutricional y el bienestar animal a la hora de elegir qué comprar. Porque hasta un 54 por ciento de las personas estén dispuestas a pagar un precio más alto a cambio de productos elaborados de un modo respetuoso con el medio ambiente.
En la Industria de la Alimentación y Bebidas, el primer pilar del país con el 3 por ciento del PIB, son muy conscientes de la necesidad de integrar la sostenibilidad y el cuidado del planeta como principios básicos de su actividad. Así, algunas empresas apuestan por dar un paso más hacia una estrategia integral, incluyendo en la última fase de producción un envase más respetuoso con el medioambiente. 
Pascual es una de estas compañías: ofrecerá su oro blanco en el primer Tetra Brik para leche UHT con un 89 por ciento de materiales procedentes de fuentes renovables. 
Así lo explican Víctor Córdoba, Director General de la Unidad de Negocio Lácteo de Calidad Pascual, y Mari Cruz Córdoba, responsable de Ingeniería y Desarrollo de Envases y Embalajes de la firma, haciendo hincapié sobre sus esfuerzos por reducir su impacto medioambiental en cada fase de su cadena de valor, desde el cuidado de los animales hasta el envasado de productos. 
Para Córdoba, este paso adelante responde directamente al propósito de la compañía. «En Pascual queremos mejorar la calidad de vida de las personas aportando valor en las comunidades donde estamos presentes. No vale vender leche de cualquier forma. Nosotros trabajamos para garantizar el bienestar animal en nuestras ganaderías y así ofrecer al consumidor leche de la más alta calidad. Ahora lo haremos en un envase más respetuoso con el medioambiente, que nos permite cerrar el círculo de una cadena de valor sostenib», señala. 
Asimismo, la responsable de Ingeniería y Desarrollo de Envases y Embalajes de la empresa subraya que el cuidado del medioambiente «es uno de nuestros pilares y trabajamos por él día a día». «Queremos que nuestros envases impacten lo mínimo en el planeta», apunta.
Para conseguirlo, mantiene que la sostenibilidad ha de estar presente desde el nacimiento del producto. Una vez diseñado y antes de su lanzamiento, los expertos consideran el impacto medioambiental del envase, variable que juega un papel fundamental dentro de la matriz de decisión sobre su salida al mercado. 


Origen vegetal

Un envase sostenible tiene que responder a tres cuestiones: renovabilidad (el de Pascual está elaborado a partir de caña de azúcar y el cartón FSC ; minimización del impacto ambiental (la compañía reducirá sus emisiones de CO2 a la atmósfera en el equivalente al que absorben 16.456 árboles durante 30 años de crecimiento; y reciclabilidad (tendrá una segunda vida si se deposita en el contenedor amarillo, algo cómodo gracias a su fácil plegado). 
El empeño de la compañía por conseguir llevar la sostenibilidad a sus envases de leche le valió la certificación OK Biobased de Máxima Renovabilidad, otorgada por TÜV Austria. Se trata de sello que mide el contenido de renovabilidad de los materiales que componen el envase, otorgándoles entre una y cuatro estrellas en función del porcentaje de contenido biológico que tenga. Con un 89 por ciento de origen vegetal, trazable envase a envase, situando a la compañía como el primer fabricante en conseguir este reconocimiento. 


Paso a paso

Con la innovación como uno de los pilares sobre los que se construye su trabajo diario, Pascual logra un desarrollo continuado que se forja de dentro hacia afuera. El primer paso fue garantizar el máximo bienestar animal en sus granjas, conscientes de que un producto de calidad solo podía conseguirse a través del cuidado exhaustivo de su origen. 
Posteriormente, la responsabilidad se extendió a la reducción de la huella de carbono y el apoyo a la economía local, trabajando de cerca con ganaderos españoles y granjas respetuosas con la biodiversidad. La movilidad sostenible también integra la estrategia de la firma, transportando los productos en una flota compuesta por vehículos de energías alternativas.
Ahora la compañía va más allá, implantando la sostenibilidad más tangible para el consumidor con la utilización de más materiales renovables para la elaboración de los briks de leche. De este modo, su compromiso se consolida con el objetivo de alcanzar un concepto global de alimentación sostenible, rompiendo el mito de que la importancia solo está en el interior para demostrar que el exterior, en el sector agroalimentario, cobra una relevancia cada vez mayor.
Desvelando los detalles de la concepción y desarrollo del envase Tetra Brik Bio-based, Ramiro Ortiz, Director General de Tetra Pak Iberia, compañía de soluciones de envasado, pone el acento en la utilización de materias primas de origen vegetal que, usadas tanto para la fabricación de cartón como de polímeros,.
En cuanto a los consumidores, Ortiz indica que «están cada vez más implicados en el cuidado del planeta, eligiendo marcas respetuosas con el medioambiente». Actualmente, «el 91 por ciento de los consumidores afirman buscar distintivos que confirmen el compromiso medioambiental de los productos cuando compran», mantuvo. Los polímeros empleados en el envase Bio-based son completamente trazables, lo que significa que se puede llegar hasta su verdadero origen, «la caña de azúcar», manifiesta.
Poniendo la vista en el futuro cercano, el director general tiene una meta clara: «la reducción a cero de los polímeros provenientes de fuentes no renovables». A este respecto, defiende que «las materias primas de origen vegetal desempeñan un papel clave para lograr una economía circular baja en emisiones de carbono. En el futuro, nuestra ambición es que todos los polímeros que usemos estén hechos de materiales de origen vegetal». 
Así, en el envase Bio-based, la mayoría de las materias primas son de origen vegetal y renovable a partir de la caña de azúcar, manteniéndo las fibras de madera FSC obtenidas de bosques gestionados de manera responsable. 
«No existirá futuro en este sector si no se empiezan a tomar acciones serias y tangibles que garanticen el bienestar y el futuro de los animales y las personas y cuide, de manera integral, la biodiversidad del planeta», concluye el Director General de la Unidad de Negocio Lácteo de Calidad Pascual.