scorecardresearch

Las 5 claves de la jornada

Roberto Morales (EFE)
-

El entrenador del Real Madrid Carlo Ancelotti, durante el partido de la octava jornada de Liga que disputan en el RCDE Stadium de Cornellá. - Foto: Alberto Estévez

1 - El primer bache de Ancelotti

La semana negra del Real Madrid se cerró en el RCDE Stadium enlazando dos derrotas consecutivas. A la conquista del modesto Sheriff del Santiago Bernabéu, se sumó el triunfo del Espanyol que instala la duda en el primer bache que encara Carlo Ancelotti desde su regreso. Sus retoques defensivos no dan resultado. Lucas Vázquez volvió al lateral, señalado en el tanto de Raúl de Tomás, al llegar tarde al marcaje; Nacho abandono las bandas para jugar donde desea, de central, y recibió un túnel previo al gol de Aleix Vidal. Los récords que tenía a tiro el equipo blanco se zanjaron. Derrotado 25 partidos después en Liga y sin poder superar el número de salidas sin derrota, que se quedó en 18. Apuntó a la actitud el técnico italiano, pero a su equipo le ha faltado fútbol en una semana de malos resultados.

 

2 - El Atlético recupera su identidad

El campeón sacó a relucir su verdadera identidad para alejar la duda en uno de esos partidos que marca el paso. Para ello salió a relucir la calidad de Joao Félix y Lemar como factor determinante. Más vertical y goleador, exhibiendo confianza tras dar la razón en el campo a la apuesta ciega de Diego Simeone. Con un Metropolitano regresando al pasado con sus gradas prácticamente llenas, la fiesta futbolística fue mayor gracias al desquite de Luis Suárez. Herido en su orgullo por la forma en la que el Barcelona se desprendió de él, exhibió felicidad de rojiblanco y saldó cuentas con la celebración de su gol a un equipo al que siempre llevará en el corazón. El Atlético de Madrid ya es colider tras alejar la duda y recuperar la contundencia.

 

3 - El desplome del Barcelona

Cualquier plan para la reacción saltó por los aires por una endeblez defensiva impropia de un club grande que debe aspirar a títulos. De nada sirvió el guiño tardío de Joan Laporta, confirmando la continuidad de Ronald Koeman antes del inicio de partido, ocurriese lo que ocurriese en el Metropolitano. El Barcelona se descompone. Es un gigante con pies de barro. Su inicio de partido, con intención de morder en la presión y levantarse en el estadio del vigente campeón liguero, se desplomó por sus desajustes defensivos, con jugadores pidiendo explicaciones unos a otros y buscando culpables. El parón es la mejor noticia para un equipo que necesita recuperar jugadores y la confianza perdida. Fuera de puestos europeos en LaLiga Santander y sin rumbo en la Liga de Campeones. La derrota ha dejado de ser noticia para el Barça.

 

4 - Nadie quiere el liderato

La derrota del Real Madrid dejaba el liderato en bandeja a la Real Sociedad y opciones remotas en caso de goleada del Sevilla. Ninguno lo aprovechó. Los donostiarras de nuevo salvados por su gran referente goleador, Mikel Oyarzabal, firmaron un empate en el Coliseum Alfonso Pérez ante un Getafe falto de fe para sostener la ventaja en el marcador. La situación de Míchel pasa a ser crítica en el banquillo azulón pese a esquivar el peor arranque de un club en la historia de la Liga. Los de Julen Lopetegui perdieron la condición de invicto en el Nuevo Los Cármenes ante un Granada que toma aire en el primer triunfo con Robert Moreno al mando. Un zurdazo de Rochina fue suficiente para salir del descenso.

 

5 - Solo queda un invicto

El Villarreal escala posiciones en la clasificación gracias a su triunfo ante un Betis que pagó su fragilidad defensiva. Un doblete de Danjuma, autor de cuatro de los ocho tantos en Liga del equipo de Unai Emery, permitió no añorar a los delanteros ausentes por lesión. En el día en el que Iborra volvió a sentirse futbolista 294 días después, tras superar una lesión de rodilla que sufrió el 13 de diciembre justo ante el equipo andaluz en el Benito Villamarín. Con un partido menos que en caso de vencer le permitiría igualar la cuarta plaza, el equipo castellonense es con dos triunfos y cinco empates, el único integrante de LaLiga Santander que no ha perdido un solo partido. Solo tres goles en siete partidos disputados son la clave.