scorecardresearch

Patrullas de paisano para frenar el botellón y el vandalismo

L.N.
-

Tras los destrozos en El Barriles se intensificará el control durante los fines de semana y el puente de noviembre

Patrullas de paisano para frenar botellón y vandalismo - Foto: Jesús J. Matías

Los actos vandálicos contra el quiosco del parque de El Barriles, que el martes amaneció con la parte trasera y el aseo reventados, han provocado un ligero cambio de planes. Según explica el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Aranda de Duero, Fernando Chico, "tendremos que modificar o ver de qué manera podemos cubrir los puntos sensibles con un patrullaje diferente". 

Un cambio de metodología que no se centrará tanto en aumentar la vigilancia policial en El Barriles, el parque de la Virgen de las Viñas o el Arco Pajarito, "porque al final los efectivos son los que son", sino más bien en abordar de otra forma el trabajo de los agentes. 

Chico se refiere, por ejemplo, a comenzar a patrullar de paisano, una fórmula que "tienen intención" de poner en marcha ya que "muchas policías de distintas ciudades lo realizan y la efectividad es muy grande no sólo de cara al vandalismo sino también en lo que respecta al control de aforos y horarios de cierre en establecimientos de hostelería". 

Unas medidas que comparten en las reuniones semanales que celebran con la Policía Nacional para coordinar actuaciones conjuntas, como las efectuadas en la calle Hospicio ante el creciente número de peleas, que se saldaron con la detención en julio de al menos 20 personas. "Se han visto resultados, se hacen más patrullajes y la zona está más tranquila", indica Chico. 

Así las cosas, se intensificarán los patrullajes los próximos fines de semana y el puente de Todos los Santos, para que tanto los botellones como los actos vandálicos, desde quemar contenedores a romper cristales de coches, pintar grafitis u orinar en la vía pública en cualquier punto de Aranda, "sean anecdóticos y no vuelvan a suceder". El edil recalca que hay "una especial sensibilidad por intentar encauzar la situación lo antes posible para evitar un efecto llamada". 

También asegura que según se ha recuperado cierta normalidad, ha aumentado la presencial policial en los lugares donde se realiza botellón para cohibir su práctica. 

"Muchísima gravedad". Desde el Ayuntamiento arandino califican los destrozos causados en el El Barriles de "muchísima gravedad" y, aunque "no deja de ser un hecho puntual", confían en que la investigación de Policía Nacional sirva para dar con los culpables y terminen resarciendo los daños. 

En caso de que continúen este tipo de conductas incívicas, el Consistorio no descarta solicitar a la Subdelegación del Gobierno la instalación de cámaras de seguridad en ciertas zonas por un tiempo limitado, si bien Chico lo ve complicado ya que una medida así se justifica por "una violencia o agresividad continuadas y eso no se da en ningún sitio de Aranda".