El viento obliga a la Junta a exigir precaución con el fuego

SPC
-

Aunque en los próximos días se producirá «un fuerte descenso de las temperaturas, se va a incrementar considerablemente la intensidad del viento»

El viento obliga a la Junta a exigir precaución con el fuego

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente reclamó ayer a la población que «extreme sus precauciones» en sus labores en el medio rural y urbano para evitar incendios ante una previsión de un aumento «considerable» de la intensidad del viento desde esta tarde hasta el fin de semana, con rachas de hasta 60 kilómetros por hora. El departamento que dirige Juan Carlos Suárez-Quiñones remitió una comunicado en el que expone que aunque en los próximos días se producirá «un fuerte descenso de las temperaturas máximas y mínimas, se va a incrementar considerablemente la intensidad del viento, lo que favorece que las llamas se extiendan rápidamente y se originen situaciones de riesgo».
La consejería detalló que la actual configuración atmosférica con el anticiclón situado al noroeste de la península, provocará una bajada de temperaturas, lo que atenúa la probabilidad de ignición, pero va a provocar vientos continuados y fuertes, de más de 20 kilómetros por hora con rachas fuertes de hasta 60, durante los próximos días, lo que incrementa la velocidad de propagación en caso de incendio.
En concreto, se espera, hasta el fin de semana incluido, un notable descenso de las temperaturas máximas y mínimas causado por los vientos de componente norte-noreste que provoca el anticiclón de las Azores, que ya comenzará a sentirse esta tarde, con velocidades entre 15 a 25 kilómetros por hora en mitad norte de la Comunidad, y se generalizará hoy afectando especialmente a sur de Palencia, Valladolid, Zamora y Salamanca.
Operativo adaptado

El operativo de lucha contra las llamas de Castilla y León ya ha adaptado sus medios para estar preparado para esta situación pero también solicitaron a la población que «extreme aún más las precauciones y avise inmediatamente a través del 112 de la existencia de posibles incendios forestales».
En esta situación, las mismas fuentes insistieron en que la probabilidad de ignición baja pero el efecto del fuerte y continuado viento sobre las llamas que se originen va a provocar  un incremento de la longitud de llama y una elevada velocidad de propagación en caso de incendio, ya que la vegetación que está con un bajo contenido en humedad o totalmente agostada, debido al elevado déficit hídrico que padecemos en la Comunidad, lo que dificultará la capacidad de control por parte de los medios del operativo y favorecerá la ocurrencia de incendios que se transformen en grandes incendios forestales, informa Ical.