La residencia sumará otras 32 plazas del modelo 'En mi casa'

Ó. Casado
-
La Junta apuesta por un cambio de sistema de atención en la residencia mixta. - Foto: R.L.

La Junta inicia el trámite para contratar las obras de dos nuevas unidades de convivencia en el ala norte de la segunda planta por más de 740.000 euros y se espera finalizarlas a principios de 2020

El cambio de sistema en la residencia mixta continúa hacia el modelo En mi casa. Esta es la intención de la Junta de Castilla y León, que ha iniciado el proceso para contratar las obras por un valor de 744.128 euros. Un dinero con el que se va «a actuar en el ala norte de la segunda planta donde se crearán dos nuevas unidades de convivencia», explica el delegado de la Junta en Burgos, Baudilio Fernández-Mardomingo.

Por tanto, con esta nueva medida se habilitarán otras 32 plazas del modelo En mi casa, que se unirán a las que se habilitaron el año pasado alcanzando las 64 en total. Junto a este objetivo y dentro de esta nueva inversión, el responsable de la Junta en la provincia también señala que se cumplirá con otro de los objetivos que quedaban pendientes en el centro, como es «la reforma de la parte que queda sin actualizar del centro de día», sostiene.

De esta manera ya se han abierto los plazos administrativos para poder empezar con los trabajos. El primero es hasta el 15 abril, fecha límite para que las empresas que estén interesadas en acometer la actuación presenten su proyecto. En este sentido, el último sobre en el que se comprobará la oferta económica de cada una de ellas se abrirá cinco días después. Por lo tanto, Fernández-Mardomingo indica que antes de verano ya se podrían tener cerrados todos los aspectos del contrato para poder empezar con los trabajos.
En este sentido y una vez se cumpla esta fase de la tramitación, en el propio pliego se establece un periodo global de nueve meses y medio para la ejecución de los trabajos, por lo que sería «en el entorno de la primavera», del próximo año cuando se pueda tener las dos nuevas unidades de convivencia, con 16 plazas en cada una de ellas, operativas.

Pero antes de llegar a este punto, hay que tener en cuenta que en el pliego de cláusulas administrativas se establecen los criterios para valorar y poder elegir entre las ofertas que se presentan. En este sentido, el factor que tendrá mayor peso será el conocimiento que se demuestre, tanto del proyecto como de la organización de la obra, con cuarenta sobre cien puntos. Tras este, están también la proposición económica, el incremento del plazo de garantía de la obra, la reducción del plazo de ejecución y el incremento del control de calidad.

En cualquier caso, el delegado territorial destaca que este anuncio es la confirmación de la intención de la Junta de desarrollar las unidades de convivencia para el cambio hacia el modelo En mi casa. Una actualización del sistema que Fernández-Mardomingo resalta que en caso de la residencia mixta se puede ejecutar al completo y tras las dos primeras unidades en el ala norte de la tercera planta ahora se hará en la segunda.

Lo que parece que no va a variar es la ampliación de la plantilla que se solicitó por parte de los sindicatos, que tras la negativa de la Junta de sumar incorporaciones en la Relación de Puestos de Trabajo, siguen planteándose hacer movilizaciones. Sobre el anuncio de las obras, por parte de Comisiones Obreras se sigue denunciando la falta de personal  y la diferencia que se está creando en la atención de los usuarios, en función de la zona donde se les acoge.

También se reitera que el cambio de modelo tiene una consecuencia directa en la pérdida del número de camas de titularidad pública. A este respecto, la delegada de CCOO en la residencia mixta, María Díaz, vuelve a criticar que la adecuación de las instalaciones para las dos nuevas unidades de convivencia se van a perder un total de ocho camas.