Detenido por saltarse el aislamiento con una pistola cargada

R.C.G.
-

Cuando se percató de la presencia policial trató de escapar y esconderse en un portal de la Parte Vieja. La Policía Local ha levantado más de 300 actas por saltarse el aislamiento

Detenido por saltarse confinamiento con una pistola cargada - Foto: Gonzalo Angulo

Un varón ha sido detenido por la Policía Local por portar una pistola en plena calle. El individuo no solo se saltó el confinamiento decretado por la crisis sanitaria sino que cuando los agentes le cachearon encontraron un arma corta cargada. Los hechos ocurrieron en la tarde del sábado en la Parte Vieja, cuando una patrulla controlaba el cumplimiento de las medidas de aislamiento propias del estado de alarma. Al percatarse de la presencia policial, un hombre que se encontraba en la zona salió corriendo tratando de meterse en un portal y gritando para que le abrieran desde las viviendas. Al no poder acceder al edificio, los agentes lograron alcanzarle, aunque según han relatado algunos testigos a este medio, opuso resistencia a ser identificado, llegando incluso a forcejear con los policías. Cuando por fin pudieron inmovilizarle, descubrieron que portaba una pistola con munición por lo que se procedió a su detención. El individuo se enfrenta ahora a un delito de tenencia ilícita de armas así como otro por resistencia a la autoridad, ya que hizo caso omiso a las órdenes de alto que le dieron los agentes, trato de huir a la carrera, y al no conseguir eludir a la Policía, intentó impedir el cacheo. También tendrá que hacer frente a una posible sanción económica por saltarse el confinamiento. Esta actuación es una de las más destacadas de todas las llevadas a cabo desde que comenzó el estado de alarma pero las fuerzas de seguridad están desarrollando una intensa labor durante las últimas semanas para controlar que se cumple la ley que obliga a permanecer en las viviendas.En la ciudad se han levantado hasta la fecha más de 300 actas por no respetar el confinamiento obligatorio. En muchos casos, hay personas que acumulan más de una denuncia, de las que podrían tener que llegar a responder penalmente además de pagar la multa correspondiente por desobedecer el decreto gubernamental que impone la reclusión para la población con el objetivo de frenar la propagación de la pandemia. Las sanciones oscilan entre los 600 y los 30.000 euros en función de si es la primera infracción o existe reincidencia. Habitualmente se imponen las multas mínimas aunque en los casos más extremos se está incrementando la cuantía y algunas personas podrían llegar incluso a pasar por tribunales. En todo el país se ha superado ya el medio millón de infracciones. En más de una ocasión las autoridades sanitarias han citado a Miranda como ejemplo de que el confinamiento está dando resultado, ya que la mayor parte de la ciudadanía está respetando de forma escrupulosa la medida y eso ha evitado que, pese a ser la primera ciudad de la región en sufrir un bote importante de la pandemia, su expansión no se haya disparado. Sin embargo siempre hay personas que eluden la normativa y ponen en riesgo la salud del resto, lo que obliga a los agentes a patrullar casi de forma constante.