La Diputación trata de preservar el patrimonio inmaterial

F.T.
-
La Diputación trata de preservar el patrimonio inmaterial

Un equipo ha catalogado 750 tradiciones, expresiones culturales y gastronómicas recogidas en 200 localidades. Las Merindades y la Sierra de la Demanda son las zonas con más elementos

La despoblación, el envejecimiento y la desaparición de algunos oficios, está propiciando que muchas de las tradiciones y expresiones culturales de los pueblos estén en riesgo de desaparecer y por eso la Diputación, a través del Servicio de Formación y Empleo, ha elaborado un primer catálogo del patrimonio inmaterial con el fin de salvaguardar estas manifestaciones, «que forman parte de nuestro acerbo cultural y pueden contribuir a dinamizar turísticamente esas pequeñas localidades», apuntó el portavoz del equipo de gobeirno, Borja Suárez, en la presentación de este primer estudio que se realiza sobre patrimonio cultural inmaterial.

Durante seis meses, un equipo integrado por Elga Tablado, Virginia Ruiz, Susana Izquierdo, Marifé Encinas y Begoña Albillos, ha catalogado en 200 localidades burgalesas 750 elementos de ese patrimonio, siguiendo la definición de la Unesco, y de cada uno de ellos se ha redactado una ficha, con una breve descripción de cada expresión, ubicación geográfica e imágenes. «Esta es una primera parte del catálogo y la intención es que tenga continuidad con el objetivo de inventariar todo el patrimonio para ponerlo a disposición de los burgaleses y turistas», señaló la diputada Montserrat Aparicio.
Las autoras del estudio, tras incidir en que el objetivo del mismo es poner ese patrimonio cultural inmaterial en valor y conservarlo para las próximas generaciones, pusieron algunos ejemplos del mismo, como las jornadas de la trilla que se realizan en la localidad de Mozares o las orquídeas de la provincia y en concreto del Geoparque de Las Loras. «En la provincia existe 52 especies y en la comarca de Las Loras 46», apuntaron.
Por comarcas, las que más expresiones culturales tienen catalogadas son Las Merindades y la Sierra de la Demanda, con 159 cada una, seguidas de las zonas del Arlanza (87) y Odra-Pisuerga (70).
El tipo de bien de interés cultural inmaterial más repetido el de fiestas, celebraciones y rituales con 259 manifestaciones, seguido de los elementos relacionados con el universo y la naturaleza, con 121 expresiones, y de la gastronomía con 62 bienes; literatura y oralidad con 46,  y las artes escénicas con 42.
Tanto Suárez como Aparicio, tras agradecer el trabajo realizado por el equipo investigador, manifestaron que la intención de la institución provincial es completar el estudio para recoger todos las manifestaciones culturales inmateriales de la provincia y, si fuera posible, crear una página web para su difusión y conservación, ya que insistieron son una herencia que hay que intentar conservar y poner en valor dentro de los planes de lucha contra la despoblación y de promoción turística de la provincia.