Trump: "El futuro no es de los globalistas"

EFE
-

El presidente de Estados Unidos lleva su mensaje nacionalista a la ONU y defiende que la historia pertenece a naciones soberanas e independientes que protegen a sus ciudadanos y respetan a sus vecinos

Trump: "El futuro no es de los globalistas" - Foto: CARLO ALLEGRI

Donald Trump llevó hoy su mensaje nacionalista a Naciones Unidas y defendió que "el futuro no pertenece a los globalistas, el futuro pertenece a los patriotas". Trump insistió en el inicio de su discurso ante la Asamblea General de la ONU en que "el mundo libre" debe proteger su estructura nacional y no tratar de reemplazarla. "Si quieres libertad, muestra orgullo por tu país", dijo el líder estadounidense ante el resto de jefes de Estado y de Gobierno reunidos en Nueva York en la 74 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas
"Si quieres democracia, conserva tu soberanía. Y si quieres paz, ama a tu nación", insistió. Según dijo el líder estadounidense, "el futuro pertenece a naciones soberanas e independientes que protegen a sus ciudadanos, respetan a sus vecinos y honran las diferencias que hacen a cada país especial y único".
Trump recordó que "Estados Unidos es con diferencia el país más poderoso del mundo", pero confió en que Washington "no tenga que usar ese poder". El magnate neoyorquino recalcó en ese sentido que Washington no quiere conflictos con ningún otro país, pero no tendrá miedo a la hora de defender sus intereses. El alegato patriota de Trump enlaza directamente con el que hizo en sus anteriores intervenciones ante la Asamblea de la ONU, donde siempre ha insistido en una doctrina nacionalista frente al enfoque multilateralista de la organización.
Como es costumbre, EE.UU. fue el segundo país en hablar ante la Asamblea, tras Brasil, que por tradición dispone siempre del primer turno de palabra. En esta ocasión, la intervención supuso el estreno en Naciones Unidas del ultraderechista Jair Bolsonaro, que exigió "respeto" para la soberanía de su país en la Amazonía y dejó además una muy dura condena al "socialismo".