La movilización social mantiene cifras récord de la década

F.L.D.
-

El pasado año se celebraron 447 manifestaciones, 68 menos que en 2018 pero más o menos las mismas que en época de crisis. Los colectivos apuestan por mantener el pulso en la calle

La huelga feminista del 8 de marzo fue una de las concentraciones más multitudinarias. - Foto: Valdivielso

Si algo ha quedado demostrado a lo largo de la historia es que la gran mayoría de los derechos sociales se han conseguido en las calles. Si la sociedad no alza la voz, los que mandan no van a hacer el esfuerzo de escucharla e incluso, a veces, no es suficiente. A pesar de que 2019 fue un año de incertidumbre política, en el que se celebraron hasta tres comicios, con gobiernos salientes, entrantes y en funciones, la movilización en Burgos mantuvo una de las cifras más altas de la década. En la provincia se celebraron 447 manifestaciones, 68 menos que en 2018, cuando se alcanzó el récord, pero la acción reivindicativa se mantuvo en niveles muy similares a los de la crisis.

Febrero, marzo y abril fueron los meses con mayor presencia social en las calles. Las concentraciones feministas, las reivindicaciones de funcionarios por las 35 horas o las protestas sanitarias fueron las más multitudinarias de un año movido. Para sindicatos como UGT, 2019 fue "bastante activo" a pesar de la "inestabilidad política", según recalca el secretario provincial, Pablo Dionisio Fraile. Su homólogo en CCOO, Ángel Citores, recuerda que "mientras las empresas han recuperado los niveles anteriores a la recesión económica, los trabajadores siguen sin ser partícipes de esa recuperación, y eso les ha llevado a manifestarse". 

Las mujeres también volvieron a ser protagonistas. La gran huelga del 8 de marzo superó todas las expectativas, pues fue incluso más multitudinaria que la de 2018. El caso de la Arandina y los dos asesinatos machistas en la provincia provocaron que el feminismo volviera a alzar la voz en pos de una igualdad que sigue viéndose amenazada a pesar de los avances. No obstante, la presidenta de la Asociación La Rueda, Laura Pérez, cree que es necesaria una movilización más constante, ya que en la actualidad "parece que solo salimos a la calle cuando se produce un crimen o una cuestión muy puntual que nos toca muy de cerca".  

Otras concentraciones, como las que están protagonizado los ciclistas desde la entrada en vigor de la nueva Ordenanza de Movilidad, están ganando peso en este inicio de 2020, pero ya el pasado año se vivieron las primeras reivindicaciones de este colectivo. La asociación Burgos Con Bici se manifestó en más de una ocasión para solicitar al Ayuntamiento medidas que favoreciesen el uso del transporte sostenible, el calmado del tráfico y la mejora y conclusión del carril bici en la ciudad. El portavoz, Pedro Mediavilla, reconoce que en los últimos tiempos las cosas se han "caldeado" y, aunque no han sido los organizadores de las movilizaciones de estos días, reconoce que todo apunta a que van a seguir protestando contra una norma que no les termina de convencer.