Detenidos varios jugadores de Primera y Segunda por amaño

Agencias
-

A los supuestos implicados de la operación 'Oikos' se les imputa pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales

La Policía Nacional ha iniciado esta mañana la operación Oikos contra el presunto amaño de partidos de fútbol en Primera y Segunda división, en la que se prevén detenciones, entre ellas la de varios futbolistas.
Fuentes policiales han informado a Efe que desde primera hora de la mañana se está desarrollando esta operación contra el amaño de partidos de fútbol para obtener beneficios en apuestas deportivas. Tal y como se desprende de las pesquisas, la trama seleccionaba los encuentros, captaba a futbolistas y les pagaba en metálico por adelantado para que se dejaran ganar. De este modo, podían hacer apuestas combinadas -resultado final y resultado de la primera parte; resultado final y número de córners, por ejemplo- y se aseguraban las ganancias en las apuestas deportivas.
Afectaría a encuentros pertenecientes a las temporadas 2016-2017 y 2017-2018, aunque según algunos medios también podría estar siendo investigado el partido de fútbol entre el Valladolid y el Valencia disputado el pasado 18 de mayo en el estadio vallisoletano José Zorrilla, donde el equipo local perdió 0-2. 

En la operación habrían sido detenidos el exjugador del Real Madrid Raúl Bravo (supuesto cabecilla de la organización), Borja Fernández (Real Valladolid), Carlos Aranda, exjugador de varios equipos de Primera, Samuel Saiz (Getafe) e Íñigo López ( RC Deportivo).

Además de los jugadores, hay otros detenidos: Agustín Lasaosa, presidente del Huesca; y Juan Carlos Galindo, jefe de los servicios médicos del club oscenss, cuya sede está intervenida por la Policía. A los detenidos se les imputa pertenencia a organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales. 

Las fuentes de la investigación han precisado a Efe que se prevén once detenciones y que los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) han iniciado también varios registros, uno de ellos en la sede de la Sociedad Deportiva Huesca.

 

El desencadenante

La operación se originó después de que LaLiga presentara en mayo de 2018 una denuncia ante la Policía Nacional por las sospechas de amaño en el partido de Segunda División Huesca-Nástic, que terminó 0-1.

Los mecanismos de alerta del departamento de Integridad y Seguridad, organismo rector de la competición para detectar variaciones sospechosas en las apuestas de los encuentros, saltaron en las horas previas al partido, y siguiendo el protocolo, la entidad presentó la denuncia correspondiente.

Según los denunciantes, las casas de apuestas suspendieron la cotización del encuentro tras detectar entradas de dinero procedentes de Ucrania y Asia adelantando el 0-0 con el que se llegó al descanso y la victoria visitante con la que acabó el encuentro. En ese momento, el Nástic se encontraba 29 puntos por debajo del equipo aragonés, que aseguró su ascenso a Primera en la jornada pasada. Por su parte, el conjunto de José Antonio Gordillo necesitaba el triunfo para mantenerse vivo en la lucha por la permanencia.

 

Las sanciones

Si ocurre que los clubes de los jugadores están implicados, quienes se enfrentan a la inhabilitación de dos a cinco años, en la posible trama de amaños, el Código Disciplinario de la Federación Española de Fútbol podrían ser sancionados con la pérdida de la categoría.

Así lo recoge el artículo 75 del Código Disciplinario de la FEF sobre la predeterminación de resultados: "las persnas que intervengan en acuerdos conducentes a la obtención de un resultado irregular en un encuentro, serán sancionados, como autores de una infracción muy grave, con inhabilitación por tiempo de dos a cinco años, y se deducirán seis puntos de su clasificación a los clubes implicados, declarándose nulo el partido, cuya repetición sólo procederá en el supuesto de que uno de los dos oponentes no fuese culpable y se derivase perjuicio para éste o para terceros tampoco responsables". "Los que participen en la comisión de las infracciones sin tener la responsabilidad material y directa, serán sancionados con inhabilitación o privación de licencia por tiempo de dos años".

Respecto a los equipos, "el club directamente beneficiado por las conductas descritas podrá ser sancionado con la pérdida de categoría, en el caso de que pueda demostrarse algún vínculo con los autores de la infracción y en todo caso procederá el decomiso de las cantidades si éstas se hubieren hecho efectivas".

El presidente del Huesca, Agustín Lasaosa,c., tras ser detenido por la Policía Nacional Javier blasco
El presidente del Huesca, Agustín Lasaosa,c., tras ser detenido por la Policía Nacional - Foto: Javier blasco