La Junta impulsará el legado sefardí mediante un Sistema de Patrimonio

A.P. /Castrillo Mota de Judíos
-

La consejera de Cultura avanza en Castrillo que la institución regional trabajará con los pueblos que cuentan con acervo judío para impulsar la variedad cultural de la Comunidad

El pueblo ya da la bienvenida y despide a los visitantes con el nombre que, hace año y medio, los vecinos escogieron en una votación. - Foto: Ángel Ayala

El día de ayer ya forma parte de la historia del pueblo Castrillo Mota de Judíos. En medio de una gran expectación y engalanado, el municipio hizo oficial su cambio de apellido, atrás queda la losa Matajudíos y por delante se advierten nuevos proyectos culturales y turísticos. En este día festivo, Castrillo estuvo acompañado por la consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Josefa García Cirac, quien avanzó que la institución regional impulsará un Sistema de Patrimonio sefardí para recuperar el legado judío existente en la Comunidad.
La Junta ya aporta medios técnicos y ayuda económica en las excavaciones que se están realizando en la Mota pero quiere ir un paso más allá con este programa, El Sefardí en Castilla y León. Este proyecto trabajará con los veinte ayuntamientos castellanoleoneses que mantienen algún patrimonio de la presencia judía en la España medieval y, especialmente, «irá de la mano con las comunidades judías que hay en España», aclaró la consejera. De este modo, la Junta intenta reafirmar su compromiso con la variedad cultural de la región.
Esta nueva iniciativa del gobierno regional busca poner en valor el rico patrimonio sefardí que se conserva en las provincias de Castilla y León. Este legado es el fruto de siglos de convivencia de la comunidad judía en España, antes de ser expulsados, en el siglo XV, por decreto real durante el reinado de los Reyes Católicos.

El comienzo del cambio.

En mayo de 2014, los vecinos de Castrillo Mota de Judíos decidieron, en una votación, el cambio de apellido. Casi año y medio después se ha dado el paso definitivo y se ha eliminado de los mapas el lastre del apellido Matajudíos. Era un día festivo y el pueblo se engalanó para dejar huella. «Nos hemos quitado una losa histórica», afirmó ilusionado el alcalde y artífice de esta iniciativa, Lorenzo Rodríguez. El acto también contó con la presencia del embajador de Israel en España, Daniel Kutner; el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub; el presidente del Tribunal Superior de Justicia, José Luis Concepción; y numerosos representantes de la vida política y militar de la provincia. Tanto Kutner como Querub se mostraron agradecidos y orgullosos con esta iniciativa que pretende desenterrar la cultura de los judíos que habitaron este lugar. García Cirac, por su parte, resaltó la importancia del patrimonio y la cultura como elementos que fortalecen la unión y la convivencia pacífica.
En La Mota ya ha comenzado a fraguarse ese proyecto tan elogiado. Castrillo Mota de Judíos ya está desenterrando su pasado sefardí con unas excavaciones realizadas en esa colina cercana al pueblo. Según las crónicas, sobre este alto conocido como La Mota se asentó en el siglo XI la comunidad sefardí, al ser expulsada de Castrojeriz en el año 1035, y allí vivió hasta su expulsión definitiva del país en 1492. Esta judería dio origen al municipio, que originalmente se denominó Castrillo Mota de Judíos hasta que en 1623 un escriba, por error o por intentar ocultar el pasado judío de los vecinos en un momento de fuerte persecución racial y religiosa, lo cambió.
Tras el discurso de bienvenida y la intervención de las autoridades se descubrió el nuevo escudo de la localidad. Después, se colocaron los carteles anunciadores con el nuevo y más respetuoso nombre del pueblo. No podía faltar en este día la visita a La Mota donde habitaron los primeros pobladores sefardíes, allí también se descubrió una placa en recuerdo a esta primera comunidad judía.