Aumentan las ventas de pisos y se adelgaza el stock

G. ARCE
-

La construcción local encuentra el equilibrio. El mercado inmobiliario genera una demanda solvente anual en torno a las 720 viviendas, muy lejos de las 4.500 de finales de los años 2000

En los últimos años, la oferta de vivienda nueva y sobre plano ha crecido y se ha diversificado extraordinariamente, tendencia que se mantendrá este ejercicio y los próximos. - Foto: Alberto Rodrigo

En Burgos se adquieren muchas menos viviendas nuevas que hace una década, pero el mercado inmobiliario provincial empieza a lograr el ansiado equilibrio que buscaba desde hace años y que le permite crecer en ventas, mantener los operadores inmobiliarios que han sobrevivido al colapso de los últimos años y a la vez ir adelgazando paulatinamente el embolsamiento de casas vacías en la capital y la provincia heredadas de la crisis. La conclusión se extrae del último Anuario Estadístico del Mercado Inmobiliario Español, un estudio provincializado realizado por la consultora Acuña&Asociados al que le avalan 33 años de trayectoria y el contraste de cientos de datos económicos de todas las provincias vinculados a la adquisición del bien básico por excelencia.

Y en diez años, confirma este trabajo de reciente publicación, los burgaleses hemos cambiado mucho: pasamos de comprar 4.800 viviendas cada año hace una década a las 722 del ejercicio 2019 y, pese al desplome (6 veces menos), las ventas han crecido un 2,85% el último año y el stock se ha reducido a 3.337 viviendas, lo que supone un 11,8% menos con respecto a 2018 y la mitad de las 6.350 que quedaban sin vender en los años del boom inmobiliario.

2019 cierra en positivo, aunque con dos caras: crecimiento hasta el verano y cambio de tendencia en los últimos seis meses. Detrás de esta inflexión está la ralentización del crecimiento en general, los cambios en la normativa de concesión de préstamos y la propia fatiga del mercado tras cuatro años de crecimiento continuado.

La foto actual que realiza Acuña&Asociados es la siguiente: la vivienda tipo adquirida en Burgos capital es de 87 m2 construidos, dos dormitorios y su precio ronda los 124.480 euros, es decir, en torno a los 1.339-1.453 euros el m2 construido, dependiendo de si es área metropolitana o capitalina.

La hipoteca media se sitúa en los 97.981 euros, importe que ha crecido un 7,66% en el último año pero que queda muy lejos de los 140.175 euros que se alcanzaban en los años 2007-2009. Entonces, detalla Acuña&Asociados, comprábamos casas incluso más pequeñas pero el precio de cada metro construido pasaba fácilmente de los 2.400 euros, mil más que en la actualidad. Antes de la crisis y del desplome del sector, un piso estándar se pagaba a una media de 210.000 euros, casi 75.000 más que los que se están planteando en la actualidad.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)



Las más vistas