Salen 13 plazas de Policía Local y los sindicatos piden 18

F.L.D.
-

Esperan que, si quedan puestos libres por jubilaciones cuando comiencen las pruebas de acceso, convoquen alguna más para evitar que la plantilla siga perdiendo efectivos

El principal problema surge a la hora de cubrir los puestos de mando. - Foto: Luis López Araico

La plantilla de la Policía Local ha ido perdiendo efectivos progresivamente durante los últimos diez años. Recuperar esa sangría de personal va a requerir de mucho esfuerzo y, sobre todo, de tiempo. Eso es algo que saben en el cuerpo municipal, por eso cada convocatoria la ven como una gran oportunidad para salir del atolladero, aunque ésta no cubra las pretensiones previstas. Los sindicatos aspiraban este año a conseguir 18 nuevas plazas para aliviar una situación que es especialmente delicada entre los mandos. De momento, el Ayuntamiento de Burgos ha publicado en el Boletín Oficial de la Provincia las bases para la selección de 13 nuevos agentes, como ya se había acordado en la Junta de Gobierno. La intención es que haya cinco más, pero todo dependerá de las vacantes que queden por jubilación. 
La previsión es que en este 2020 terminen su carrera unos 20 policías locales. A eso habría que sumar los que se jubilen hasta noviembre de 2021, cuando comiencen a trabajar de verdad los nuevos aspirantes, y el más que posible ascenso de otros 12 o 14 a oficiales, de ahí que los sindicatos consideren clave que en vez de 13 sean 18 las plazas para este año. Fuentes consultadas por este periódico matizan, no obstante, que en función de  los puestos libres que queden cuando comiencen los ejercicios podría ampliarse la convocatoria de agentes. 
Éste sería el mejor de los escenarios, pero aún así en la plantilla habría 31 vacantes de las 264 plazas acordadas en la última Relación de Puestos de Trabajo. Para poder reducir el déficit de personas, los sindicatos consideran que el Ayuntamiento tendría que mantener el ritmo de convocatorias similar al de este 2020 y completar la plantilla en unos cinco años. Es decir, que primero sería necesario alcanzar las 18 plazas a las que aspiran los representantes de los funcionarios y ese número se tendría que repetir en 2021. A partir de ahí, añaden, habría que poner en marcha otros concursos de 10 o 12 plazas en los siguientes ejercicios. «Quizá en 2025 puedan ser de 6 o 7», concluyen.
Cabe recordar que el principal problema está en los puestos de mando. Pese a que hace unos meses ascendieron cinco nuevos subinspectores, aún quedan plazas por cubrir. En concreto, cuatro de inspector, 16 de oficiales y una de mayor. Eso sin contar que el intendente jefe también está cerca de cerrar el ciclo. La clave, insisten en el seno del cuerpo municipal, es que vayan sacando convocatorias para que los nuevos cubran las del escalafón más bajo y se puedan ir sacando promociones internas. A pesar de que reconocen el esfuerzo que está realizando el Ayuntamiento, advierten de que el agujero sigue siendo difícil de tapar.