El día en que Burgos soñó con tener metro

H. Jiménez-Á. Melcón
-
El día en que #Burgos soñó con tener metro

El estudio realizado por 6 profesores fue presentado al Ayuntamiento y calculaba el presupuesto para una longitud total de unos 7 kilómetros La línea saldría de la iglesia de la Antigua y acabaría en la Barriada San Juan Bautista (Yagüe)

"Un equipo de la UBU propone unir Gamonal y San Amaro con un metro". Así abría Diario de Burgos su portada tal día como hoy, 19 de marzo, hace 10 años. Rescatamos de la hemeroteca el artículo sobre el trabajo de 6 profesores de la Universidad de Burgos, entre ellos José Ángel Porres y Sergio Ibáñez.

 

La idea de Lesmes Peña quizás no fuera tan descabellada. Su pequeño partido, Ciudadanos de Burgos, tuvo que soportar todo tipo de bromas más o menos pesadas durante la campaña de las elecciones municipales de 2007 cuando propuso algo semejante. Y ahora, dos años después, un equipo de técnicos de la Universidad concreta sobre el papel la construcción de una línea de metro en la capital burgalesa.

El estudio es obra de seis profesores del área de Ingeniería del Terreno y de Ingeniería e Infraestructuras del Transporte y parte de la búsqueda de una solución a los problemas de movilidad. El resultado es el proyecto bautizado como 'MetroBur', un transporte soterrado lineal que se estructura a lo largo de la traza del río Arlanzón.Los detalles del proyecto se darán a conocer la próxima semana, pero según ha podido saber DB se trataría de una única ruta para conectar Gamonal con el campus universitario de San Amaro.

La línea partiría de las inmediaciones de la iglesia de la Real y Antigua y bajaría por toda la calle Vitoria hasta la plaza del Cid. Tendría que atravesar bajo el Espolón, continuar por el Paseo de la Isla, por el Paseo de Fuentecillas y llegaría hasta la Barriada Yagüe, donde tendría su parada final. No 'muere' exactamente en el campus, sino a unos pocos metros de las traseras de la nueva Politécnica, pero con ello se evitaría tener que cruzar el río y las complicaciones técnicas y económicas que ello siempre supone.

El MetroBur iría siempre bajo tierra porque un recorrido mixto subterráneo y en superficie obligaría a cuidar mucho las pendientes (todo encarece) o a ocupar terrenos y talar arbolado, una cuestión siempre muy sensible en la ciudad y más si hablamos de lugares como los mencionados jardines del Espolón o la Isla. Su método de excavación, siempre según fuentes conocedoras del proyecto, se ejecutaría a cielo abierto y no mediante tuneladora, pues este método resulta más caro. La cercanía del cauce fluvial obliga a contar con los siempre temidos niveles freáticos que en la capital burgalesa son una constante fuente de problemas hasta en las obras teóricamente más sencillas que se ajustan a una única parcela, pero los autores del proyecto parecen no considerarlo como un impedimento definitivo.los cálculos del coste. Con todo ello, los costes calculados para la ejecución de este metro se sitúan en el entorno de los 80 millones de euros para un trazado que mide aproximadamente 7 kilómetros entre sus dos extremos. La cifra incluye el trazado y las paradas, que siempre encarecen notablemente el proyecto pero que están diseñadas de una forma modesta para intentar ajustar al máximo las cantidades.

Por ese mismo motivo, que el presupuesto no se dispare, se plantean pocas paradas, mucho más alejadas entre sí que las del autobús convencional, capaces de recoger un número importante de viajeros pero que permitieran una adecuada velocidad a los hipotéticos convoyes.Hace meses que el Ayuntamiento de Burgos conoce el proyecto, pero los técnicos municipales apuntaron ya entonces algunas deficiencias. Entre ellas, el coste de desviar los servicios actualmente soterrados (líneas eléctricas, telefónicas, tuberías de agua) y cuyo desplazamiento en casos de excavaciones de este tipo suelen traer problemas y encarecer notablemente la cuenta final.

La infraestructura del MetroBur se completaría con la adquisición del material necesario, los vagones que están presupuestados en el estudio partiendo de los precios de mercado que están pagando otras ciudades. No serían trenes clásicos, sino unos convoyes más ligeros con menor capacidad que los de las grandes ciudades.El proyecto no está cerrado, sigue abierto a posibles ampliaciones y de hecho contempla la posibilidad de ejecutar algún ramal, por ejemplo al nuevo hospital. Todo ello, por supuesto, encarecería la obra.

 

MÁS ÚTIL QUE EL BULEVAR

El informe defiende que el recorrido del metro beneficia a muchos más usuariosEl estudio sobre el MetroBur surge en un momento de indefinición del sistema de transporte público que recorrerá el bulevar ferroviario.Los arquitectos suizos Herzog&De Meuron, que han diseñado la avenida, apostaron insistentemente por esta fórmula pero el Ayuntamiento nunca ha terminado de decidirse (aunque estuvo a punto de anunciarlo públicamente) por cuestiones económicas.

Llama la atención que el presupuesto estimado para el tranvía, en una línea que superaba los 12 kilómetros, era de más de 100 millones de euros y sin embargo el metro, aunque reducido a 7 kilómetros, cueste 'solo' 80 millones. En cualquier caso, y más allá del montante puro y duro, el estudio de los técnicos de la Universidad de Burgos pone en cuestión la viabilidad del bulevar como corredor de transporte público y apuesta decididamente por un eje más clásico, el conformado por la calle Vitoria y el río.

La actual línea 1 del autobús, entre Gamonal y la Plaza del Cid, es con mucha diferencia la más usada por los ciudadanos. Si se transformara en algo más rápido, como podría ser un metro, teóricamente seguiría funcionando igual de bien. Sin embargo el bulevar despierta muchas dudas por su lejanía de zonas densamente pobladas (solo el 'cañón' de la zona sur y el G-9 aportarían 'clientela' suficiente).

Según el propio informe, el bulevar tendría a 20.000 burgaleses a 5 minutos andando de la línea y el metro a más de 60.000.