Una española contra el virus en el King's College

M. Pérez-Cejuela (EFE)
-

La investigadora Rocío Martínez lleva años en Londres haciendo análisis de ARN y PCR, un conocimiento que ahora pone al servicio de la sanidad ante la pandemia de la COVID-19

La científica (c) forma parte de un equipo de voluntarios que trabaja en la capital británica. - Foto: EFE

Un «pequeño batallón» de científicos voluntarios de la King’s College de Londres, con la investigadora española Rocío Martínez al frente, ha sido esta semana el último en unirse a los esfuerzos para colaborar con el NHS (Servicio Nacional Sanitario británico) en el diagnóstico masivo del coronavirus.
«Nosotros llevamos muchos años haciendo extracciones de ARN, que es lo primero que se tiene que hacer con las muestras clínicas, y también haciendo PCR», confirma Martínez.
Además de impartir docencia, la investigadora forma parte de la Escuela de Ciencias Inmunológicas y Microbiológicas de la Universidad, donde tiene su propio equipo centrado en el estudio de enfermedades inflamatorias, particularmente asma, y la biología del ARN, el ácido ribonucleico, que es también el genoma del coronavirus.
«Hacemos un montón de biología molecular, podemos ayudaros a hacer PCR, podemos ayudaros como necesitáis», proclamó.
Ese fue el mensaje que Martínez y sus compañeros trasladaron hace ya seis semanas a sus colegas del laboratorio de diagnóstico del hospital londinense de Saint Thomas, con quien mantienen estrechos lazos de comunicación al estar ambos bajo el paraguas del King’s Health Partners, un centro académico de Ciencias de la Salud.
Desde entonces, la Escuela ha registrado más de 120 voluntarios, de los que 22 han pasado a integrar un «pequeño batallón» formado por jefes de departamento, doctorandos e investigadores posdoctorales.
«Fue una inyección de optimismo», destacó sobre esta respuesta la investigadora, quien aprovechó para resaltar el «entusiasmo» de los voluntarios y su generosidad al poner «su tiempo, sus manos y su conocimiento gratis».
El laboratorio hizo la «apertura oficial» el pasado lunes y en los próximos días empezará a recibir las primeras muestras desde los hospitales. No obstante, el equipo ya lleva semanas trabajando en la elaboración de reactivos alternativos con el objetivo de poder esquivar los problemas de suministro que se están registrando en muchos centros de diagnóstico clínico y así poder aumentar su capacidad para hacer pruebas.
«Lo que hemos hecho es mezclar distintos casos comerciales y de esa manera crear nuevos protocolos, que serían como nuevas recetas para llegar al mismo resultado de la PCR», explicó Martínez desde su puesto de trabajo.