El absentismo laboral cuesta 610 millones de euros en CyL

SPC
-
Interior de una empresa de paquetería - Foto: Javier Pozo

Esta cifra de gasto equivaldría a que 48.000 trabajadores al año no fuera ningún día su puesto de trabajo

El coste del absentismo laboral en Castilla y León por enfermedades y accidentes no relacionados con el puesto de trabajo se sitúa en 610 millones de euros, que en el caso de la provincia de León, la “más alarmante” está en 133 millones de euros, de los que 77 millones corresponden a prestaciones económicas de la seguridad social, y otros 55 millones de coste directo a cargo de las empresas.

Así lo apuntó hoy el director gerente de la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (Amat), Pebro Pablo Sanz, junto al presidente de la Federación Leonesa de Empresarios, Javier Cepedano, con motivo de la celebración de la jornada de presentación de los datos de absentismo laboral derivados de la Incapacidad Temporal por Contingencia Común (ITCC) en León de 2018.

Según explicó Pedro Pablo Sanz, el equivalente a estas cifras supone que “48.000 trabajadores no van ningún día del año a trabajar”, unos 10.800 en el caso de León. Por sectores, afecta en primer lugar al sector de venta al pormenor, la administración pública, educación y sanidad.

Para Sanz es “alarmante” el incremento de 2018 con respecto al ejercicio anterior “tanto en gasto como en incidencia” con más de un once por ciento. Así, el gasto en León desde 2015 se ha incrementado un 44 por ciento cuando los trabajadores desde 2017 han aumentado entorno a un cinco por ciento.

Las patologías más frecuentes son problemas en la espalda generalizados, en articulaciones y en la columna cerebral. Además, al tratarse de enfermedades comunes, la asistencia sanitaria la presta Sacyl, mientras que cuando son bajas por accidentes de trabajo la prestan la muta, de manera que “cuando actúan los médicos de las mutuas las bajas duran de media un 50 por ciento menos”.

Por su parte, Javier Cepedano, aseguró que la jornada celebrada hoy es “muy importante” dentro de los compromisos de la Fele “de difundir a sus asociados todas aquellas necesidades desde el punto de vista empresarial” en una situación “bastante grave” que es el hecho de que “no se llegue a controlar el tema del absentismo laboral”, que supone “un coste muy importante para las arcas empresariales” porque “los datos son muy alarmantes”.

Para Cepedano, “el mundo sanitario y las propias administraciones tienen que establecer una colaboración con el mundo empresarial” para “poder llegar a rebajar las cifras de absentismo laboral que en la provincia de León son excesivamente amplias”.