La música es rentable

A. del Campo
-

El fundador del Sonorama, Javier Ajenjo, recibe el VI Premio de Honor Hermano Celestino

El actual coordinador del festival Sonorama, Javier Ajenjo, recibe el premio de manos de la alcaldesa de Aranda, Raquel González. - Foto: A. del Campo

Cuando alguien decide empezar a dedicar tiempo a la música, y a la cultura en general, muchas veces tiene que escuchar frases como: «De eso no se puede vivir». «Ponte a trabajar en algo de verdad». «Es muy difícil abrirse camino en ese mundo». «Deja de perder el tiempo». «Eso no es rentable». En Aranda, Javier Ajenjo no hizo caso a ninguno de esos mantras y hace casi 22 años se puso a dedicar tiempo a la música, a crear un sueño en forma de festival: el Sonorama. Ahora, más de dos décadas después, ese joven emprendedor, o soñador, se ha convertido «en uno de los activos más importantes de Aranda», como lo definió ayer el director del Colegio San Gabriel justo antes de otorgarle a Javi Ajenjo el premio de Honor Hermano Celestino.

Antes de recoger su galardón, el fundador del Sonorama tuvo que escuchar muchos reconocimientos, unos sobre su capacidad de trabajo, otros sobre su empatía, otros sobre su confianza, pero sobre todo mensajes que destacaban sus ganas de mejorar, esas que le han llevado a demostrar que sí, que la música y la cultura también pueden ser rentables. Los elogios llegaron hasta de grupos como Izal o Shinova, en vídeo, claro. Y justo después de que sonara Lori Meyers en un vídeo del festival, fue el momento en el que Javi Ajenjo recogió el premio de manos de la alcaldesa de Aranda, Raquel González. En su intervención, el coordinador del festival hizo una defensa del diálogos, de la creatividad, de atreverse a perdonar y de perder para poder ganar.

Javier Ajenjo, rodeado de muchos de sus vecinos y personas más cercanas, también instó a apostar por Aranda de Duero. «Lo único que nos falta es creérnoslo», sentenció sobre las posibilidades de la Ribera, haciendo mención también a la falta de personal que sufre la sanidad de la comarca. Tampoco quiso olvidarse de todas las personas y todo el equipo que hacen posible el Sonorama, como lo es la asociación Art de Troya, pero de una forma poética: «La palabra más bonita es ‘nosotros’».

La gala de entrega de los premios Hermano Celestino, organizados por el colegio San Gabriel, se celebró en un auditorio muy concurrido, muchos políticos asistieron, y que dejó momentos educativos, con repaso histórico a las vidas de varios santos y hermanos gabrielistas, y emotivos, como la entrega del premio Pupitre Gabrielista al fallecido Toni de Santiago. Al que fuera alumno del centro religioso se le reconoció su carácter cercano y su labor tanto en la Arandina como en la panadería familiar. La gala finalizó con la entrega del premio Iniciativa Emprendedora (valorado en 28.000 euros) a Daniel Camacho, de la clínica veterinaria Gran Danés, que se impuso a Jorge Bermejo, de Norteña, y a David Rioja, de puertas automáticas Raudoor.