scorecardresearch

Huelga de la plantilla de Aernnova todo enero contra el ERE

R.C.G.
-

Trabajarán solo en días alternos para presionar a la empresa y lograr frenar los despidos. A la salida voluntaria se han acogido 27 personas y otras 55 han sido designadas por la dirección

Imagen de la movilización llevada a cabo la pasada semana en la Diputación de Álava con la simulación de 82 tumbas. - Foto: DB

La plantilla de Aernnova hará huelga de forma alterna durante todo enero en un último intento por frenar los despidos. Las movilizaciones han comenzado justo tras el regreso al trabajo después del parón navideño, por lo que hasta final de mes, un día trabajarán y otro se concentrarán a las puertas de la fábrica con el objetivo de presionar a la empresa para anular un ERE que se ha aplicado de forma unilateral, ya que el proceso de negociación se cerró sin acuerdo con los sindicatos. 

Finalmente 27 personas han optado por acogerse a la salida voluntaria. De ellos catorce se van a través de prejubilaciones, doce con una indemnización equiparable a la de despido improcedente y un empleado ha optado por irse con un plan de retorno que le otorga prioridad para volver a ser contratado si en 2025 quedan vacantes. La dirección ha elegido a los 55 restantes hasta completar los 82 puestos de trabajo que se eliminarán, cifra ligeramente inferior a la propuesta inicial de la compañía. «Ni siquiera han tenido el detalle de comunicárselo personalmente a los afectados sino que nos dieron la lista a nosotros para que se lo fuéramos diciendo», aseguran fuentes sindicales. 

Además de las movilizaciones, el comité recurrirá el expediente de regulación en los tribunales al considerar que era totalmente evitable, procedimiento al que se pueden sumar las denuncias particulares que acometan algunos de los despedidos. 

Aunque en las instalaciones ubicadas en Berantevilla se ha reducido notablemente la carga de trabajo por la crisis del sector aeronáutico, «la plantilla estaba dispuesta a hacer un esfuerzo y salvar el año con un ERTE, igual que en 2020, aunque fuese de más días. Sin embargo la planta tenía la idea fija de hacer limpieza», afirma el portavoz de UGT, que lamenta que tampoco se haya querido buscar una alternativa para que la reducción de plantilla fuera menos traumática. El acuerdo era casi imposible ya que las posturas estaban muy alejadas, porque el comité no aceptaba los despidos, pero la empresa tampoco ha mostrado mucha disposición a negociar ni a dar más incentivos a quienes optaran por pedir la salida voluntaria. 

La fecha para que se hagan efectivos los despidos es el 1 de febrero, por lo que hasta entonces se agotarán todas las vías. «Mientras quede vida vamos a luchar», aseveran los representantes sindicales, que también tratan de recabar el apoyo de las administraciones públicas. De hecho, esta misma semana mantendrán una reunión con el consejero de Industria vasco. 

El futuro para los cerca de 450 empleados que quedarían si no se consiguen parar los despidos, tampoco es muy optimista, ya que Aernnova ha anunciado su intención de convocar un ERTE más duro que el sufrido durante el último ejercicio. De hecho, ha retirado la convocatoria que ya estaba en marcha y esperará unos meses para dimensionar exactamente la situación en la que queda la planta antes de anunciar las condiciones de la suspensión de contratos. 

Las instalaciones de Aernnova están en el polígono de Berantevilla, territorio alavés, pero en las mismas trabaja un elevado número de mirandeses.