Agosto alternativo e íntimo

A.S.R
-

Espacio Abierto continúa en el Tangente con propuestas sonoras de distintos estilos, cine con música en directo y danza-performance

El folk de El Nido sonará junto a la voz de Lucía Téllez. - Foto: Roser Gamonal

Si algún punto positivo se le puede poner a la pandemia es que ha insuflado vida cultural a la capital burgalesa en un agosto tradicionalmente desértico. A la programación municipal (Viva la vida y Cultura con denominación de origen) se suma otra alternativa, más íntima y de interior: Espacio Abierto. El Tangente abrió sus puertas en julio a los creadores locales de cualquier disciplina y en agosto continúan sin cerrojos. Ya están recibiendo propuestas para septiembre (info@espaciotangente.net). 
Siete citas se aúpan al calendario este mes. Se desarrollarán con todas las medidas de seguridad para artistas y público y con la intimidad que se presume con un aforo máximo de 38 personas. 
La agenda agostera la copan Pure y Carlos Olivares con Cosmic Travel (martes 11); proyección de la película Kurutta Ichipeiji (Una página de locura), de Kinugasa Teinosuke, con sesión electrónica experimental a cargo de Iván Ferrer Orozco (jueves 13); una experiencia sensorial conducida por Javier Suárez, a la que titula Fractalwound (martes 18); Pure vuelve con Íntimo, una propuesta en la que colabora Álex Hache (jueves 20); Bailar o Lo Salvaje y Prácticas de Conversación, un espectáculo de danza-performance de Lara Brown y Pelayo Cienfuegos (martes 25); populismo psicodélico es la etiqueta que A. Maiah pone a su producción sonora (jueves 27); y concierto de El Nido y Lucía Téllez (viernes 28). 
Las entradas cuestan 8 euros (6 para socios), salvo la proyección de cine, que sube a 10 euros. Se recomienda comprarlas con antelación para evitar colas (se venden en la propia sala de lunes a viernes de 18.30 a 21.30 horas y se reservan por WhatsApp en el 601 436 595). 
Tras la prueba piloto que supuso la programación de julio, Espacio Abierto se consolida en verano. Aplauden la iniciativa los organizadores, satisfechos de brindar una oportunidad a los creadores locales tras el parón obligado por la pandemia, y los propios artistas. 
Para algunos será la primera vez en un escenario con público después del confinamiento. Es el caso de El Nido y Pure. 
El cuarteto folk arrancaba el año con la ilusión de alumbrar su primer disco, Huella y camino, publicado en abril. El estado de alarma canceló toda la gira de puesta de largo (ya han recolocado en otoño las citas de Madrid y Valladolid y ultiman la de Burgos). Prefieren alejar el concierto del Tangente de esas presentaciones oficiales. Todavía les queda rodaje y ensayo. «Es una oportunidad para empezar de nuevo y será una versión hogareña, ya que el aforo es muy reducido. Otra manera de tocar. Nos tenemos que adaptar, como todos los sectores», anota Álvaro Herreros. 
Y Pure se quita la espinita con un programa doble. La primera actuación aunará sus composiciones, todas de estreno, con los audiovisuales de Carlos Olivares. En la segunda se pondrá en modo Íntimo, con canciones más melódicas, más accesibles a todos los públicos, acompañado en algunas por los versos de Álex Hache. Ambas le ilusionan. 
Es difícil imaginarse un directo de Pure sin bailar, pero él lo hará posible. Claro que sí. «Yo me adapto mucho a los eventos y me encanta este formato porque la gente está súper respetuosa y va a escuchar. Mi música se puede disfrutar tranquilamente sentado, solo hace falta la mente para bailar», remacha agradecido de esta mano tendida a los creadores locales. 
El programa también da un paso al frente con la residencia artística de Lara Brown y Pelayo Cienfuegos, que se plasmará en Bailar o Lo Salvaje y Prácticas de Conversación: «Son dos trabajos performativos en los que los que de manera paralela se practica y analiza la idea de movimiento y de palabra, como dos herramientas que utilizamos los humanos casi de forma involuntaria. En ambos trabajos se activan los límites de esa inercia, del baile y del habla».