PSOE y plataformas sanitarias se enfrentan al plan rural

S. González
-

La consejera de Sanidad, que inicia esta tarde los contactos para alcanzar un pacto de Comunidad, critica a los socialistas por su falta de proyecto y su negativa a participar

El secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, se reunió ayer en las Cortes con representantes de las plataformas en defensa de la sanidad pública. - Foto: Wellington Dos Santos Pereira (Ical)

El Partido Socialista consiguió ayer el apoyo de las plataformas en defensa de la sanidad pública para abrir un frente común contra el plan de atención rural puesto en marcha por la Consejería de Sanidad. Tanto el secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, como el portavoz de la ‘marea blanca’, Luis Ocampo, criticaron la falta de un diagnóstico previo a la reordenación de la sanidad rural.
Ocampo insistió en que la estrategia anunciada por la Junta carece de «argumentación sólida» basada en el «análisis de la realidad» y con «rigor científico». De hecho, el portavoz de las plataformas recordó que Casado pretende ahora solicitar informes a las gerencias de salud para conocer la situación actual del sistema, por lo que reconoce, a su juicio, que «no se ha hecho un diagnóstico» antes de plantear los centros rurales agrupados (CRA) sanitarios.
Tudanca insistió en esta idea. «Han empezado la casa por el tejado», aseguró el dirigente socialista, que mostró su preocupación porque el plan «consolida los recortes» y además «no tiene en cuenta el territorio», con lo que «ahonda el drama demográfico» que sufre Castilla y León.
Ante estas críticas, la consejera de Sanidad, Verónica Casado, no tardó en salir al paso y declarar que no entiende las críticas del secretario autonómico del Partido Socialista a su plan para la sanidad rural, cuando desde el PSOE se rechaza mantener cualquier tipo de diálogo sobre el mismo. «Empiezo a pensar que el problema del PSOE es que no tiene proyecto», sentenció.
Casado, antes de participar en Valladolid en una reunión para preparar los actos del Día Mundial de la Enfermería, argumentó que es «absolutamente necesario» la reorganización de la sanidad rural, ya que es una demanda de los profesionales y de los pacientes. «Si somos la Comunidad que más médicos de familia y más enfermeras tiene en el medio rural, y todo el mundo está descontento, está claro que tenemos un problema de ordenación», aseveró.
En este sentido, la consejera explicó que la organización se llevó a cabo hace treinta años y que desde entonces muchas cosas han cambiado y en especial se ha generado despoblación y se ha multiplicado la cronicidad y el envejecimiento. «Estas nuevas situaciones nos obligan a reordenar, que de ninguna de las maneras significa cerrar consultorios», afirmó.
Además, explicó que su modelo se basa en crear estructuras intermedias potentes que permitan tener un mejor nivel de calidad, de accesibilidad y de conexión con los historiales clínicos. «No hacer nada no es una opción. Lo que es evidente es que si no hacemos nada vamos a tener pueblos vacíos y pueblos sin médicos», afirmó.
Casado también indicó que es incomprensible que el ratio de pacientes por médico sea de 1.600 en el medio urbano y de 400 en el medio rural.
A pesar de ello, tanto Tudanca como los miembros de las plataformas sanitarias insistieron en que «no se puede ir a salto de mata, funcionar por ocurrencias», ya que recordaron que los grupos de trabajo creados en el último tramo de la legislatura anterior concluyeron sin aprobar ninguna conclusión. «No hay documentos en común», insistió Ocampo, quien no obstante se mostró dispuesto a acudir a todas las reuniones y encuentros a los que sea invitado. El portavoz socialista apostilló que ante esta falta de conclusiones pidieron su reactivación en una batería de medidas presentadas en las Cortes, rechazadas por PP y Cs.