Muere un joven en la explosión de un piso tutelado

I.E./P.C.P.
-
Muere un joven en la explosión de un piso tutelado - Foto: Alberto Rodrigo

Una potente deflagración -en principio causada por un escape de gas- en la barriada San Juan siega la vida de Roberto González, de 29 años y paciente de Fuente Bermeja

Barriada de San Juan Bautista. 11,35 horas de ayer. Un gran estruendo rompía la paz en la calle Modesto Ciruelos y sus aledaños tras una explosión en la primera planta del bloque número 4, en concreto en la puerta B, donde en ese momento se hallaba Roberto González Pérez, quien murió en el acto como consecuencia de las quemaduras. De 29 años se trataba de un paciente del hospital Fuente Bermeja -de atención psiquiátrica- que el verano pasado había iniciado un programa de tratamiento comunitario para reintegrarse en la sociedad. Compartía el piso tutelado -gestionado por Sacyl- con otras tres personas que, por suerte, no se encontraban en ese momento en la casa.
Pese a la «potencia» de la deflagración -según subrayó el jefe de Bomberos, Miguel Ángel Extremo- no hubo que lamentar otras víctimas en el inmueble, que es propiedad de la Junta de Castilla y León y está cedido a las asociaciones Aspanias, Apace y Prosame, centradas en la atención a personas con dolencias de tipo mental. A pesar de que el edificio no sufrió daños estructurales, esas entidades ofrecieron ayer a sus usuarios la posibilidad de realojarse en otros lugares, «porque no solo es importante la salud física sino también la emocional», advirtió el gerente de Aspanias, José María Ibáñez.
En principio, «todo indica» que se produjo una «deflagración por escape de gas» -indicó el subdelegado del Gobierno, Pedro L. de la Fuente. Y generó tal onda expansiva que voló por completo la fachada del Primero B y escupió los cascotes y cristales a más de 30 metros de distancia. Todas las estancias de la vivienda quedaron al descubierto, como si de una casa de muñecas se tratara. De hecho, algún escombro impactó contra los muros del colegio Aurelio Gómez Escolar, que evacuó a los alumnos al patio tras oírse el estrépito.

[más información en la edición impresa]