DMAX recuerda la catástrofe de Chernóbil 34 años después

SPC
-

El canal regresa al lugar de la desgracia y ofrece cuatro reportajes para conocer en detalle todo lo que rodeó a la tragedia y averiguar en qué situación está la zona

DMAX recuerda la catástrofe de Chernóbil 34 años después

Mañana domingo se cumplen 34 años del peor accidente nuclear sucedido hasta la fecha y que marcó un antes y un después en la historia: el accidente nuclear de Chernóbil provocado por la explosión del reactor de una central nuclear en el norte de Ucrania. En el aniversario de este trágico suceso, el lugar vuelve a estar de actualidad debido a un incendio producido el pasado sábado y que ha provocado un pico en la radiactividad de esta zona restringida. Este suceso ha hecho que se recuerde más que nunca la catástrofe atómica de Chernóbil y por ello hoy, a partir de las 22,00 horas, DMAX dedicará su programación histórica del mes a analizar las causas y efectos de este terrible suceso con los especiales Chernóbil: 30 años después, Chernóbil tras el desastre, La vida después de Chernóbil y un episodio especial de la serie Fuera de control.
«Un incendio cerca de Chernóbil». Con esta información se amanecía hace tan solo unos días en los que parecía que retrocedíamos al 26 de abril de 1986, día en el que uno de los reactores de la central explotó provocando la mayor catástrofe nuclear de la historia. En esta ocasión, un incendio forestal producido cerca levantó nuevamente las alarmas, porque la radiación que se escapó entonces y se acumuló en el suelo, se ha multiplicado en estos días debido al fuego. Para rememorar el trascendental suceso, DMAX dedica su programación especial a conocer en detalle todo lo que rodeó a la tragedia y averiguar en qué situación se encuentra la zona más de 30 años después del desastre medioambiental más grave de la historia.
Así, a través de varios documentales, el canal invita a la audiencia a adentrarse en las abandonadas poblaciones cercanas al lugar del accidente y analizar las terribles consecuencias de este desastre medioambiental que acechó, y sigue amenazando, la vida de millones de personas. 
En Chernóbil, 30 años después, los espectadores visitarán Prypiat, localidad de 50.000 habitantes en la que residían los trabajadores y sus familias, y que se ubicaba a 18 kilómetros de la central, para mostrar las dantescas estampas que ofrece la ciudad fantasma más famosa del mundo en donde la naturaleza ha tomado la iniciativa en un paisaje totalmente contaminado. Como un museo desierto en el que el que la radiación ha congelado el tiempo, el lugar esconde conmovedoras escenas que rinden homenaje a los días en los que la vida transcurría tranquilamente, en las escuelas, los comercios e, incluso, en un pequeño parque de atracciones que ahora sucumbe al empuje del óxido y la vegetación. Gran parte de esta zona de exclusión sigue siendo tierra muerta, edificios huecos y maleza salvaje desbordada. Aunque los niveles de radiación han  bajado gradualmente, aún siguen siendo muy altos.
La serie Fuera de control, que examina los accidentes y catástrofes más impactantes de la historia reciente, viaja hasta las ruinas de la central ucraniana que obligó a aislar un área de 30 kilómetros alrededor del desastre. ¿Fue una fallida prueba de seguridad lo que provocó la explosión? ¿Se esperó demasiado para dar la voz de alarma? A través de entrevistas a expertos y recreaciones por ordenador, el programa analiza los factores que causaron el estallido de uno de los cuatro reactores que causó la muerte directa a 47 personas, muchos de ellos bomberos, y provocó el fallecimiento de otros 4.000 en los años siguientes. 


Todas las respuestas

La programación sigue con Chernóbil tras el desastre, donde el ingeniero estadounidense Philip Grossman busca aclarar el accidente nuclear a partir del estudio del paisaje que se formó tras el desastre nuclear. El experto, considerado una institución en el asunto, ha visitado el lugar más de una decena de veces y es una de las pocas personas a las que se les ha permitido un acceso casi sin restricciones a la zona de exclusión altamente peligrosa, el área que rodea el lugar de la explosión del reactor nuclear. Siguiendo las pistas que apuntan a un posible caso de sabotaje de la CIA en la época de la Guerra fría y al encubrimiento interno por parte del gobierno soviético, Grossman emprende un último viaje a Chernóbil en el que espera encontrar las pistas definitivas que indiquen qué provocó realmente el mayor accidente nuclear civil de la historia. 
Por último, en La vida después de Chernóbil, DMAX quiere mostrar al espectador el trabajo de dos científicos a los que se les ha permitido por primera vez entrar sin restricciones a la zona que rodea a la famosa central nuclear. Rob Nelson, biólogo, y Mary-Ann Ochota, antropóloga, acuden a la zona contaminada para investigar hasta qué punto el medio ambiente y la vida silvestre en la región se han visto afectadas por los altos niveles de radiación a los que han estado expuestos en los últimos 30 años. Sometiéndose a un estricto control médico para asegurarse de que su exposición continuada a la radiación no alcanza niveles peligrosos para su organismo, los dos científicos estudiarán a fondo los efectos en la vida animal y vegetal en la zona más afectada por la explosión del reactor con sorprendentes e impactantes resultados.