scorecardresearch

El despliegue de la fibra óptica por el centro se complica

J.M.
-

La suspensión de las reuniones de propietarios por la Covid dificulta a Telefónica las autorizaciones

El despliegue de cableado por las fachadas está prohibido. - Foto: Luis López Araico

Aunque a mediados del pasado mes de mayo se consiguió lo más difícil, un acuerdo que se esperaba desde hace años entre el Ayuntamiento y Telefónica, el despliegue de la fibra óptica por el centro histórico se está complicando más de lo que era de esperar. La necesidad de la compañía de telecomunicaciones de contar con una autorización de las comunidades de vecinos para poder entrar en los inmuebles (en el portal) está resultando complicada ya que la pandemia ha paralizado muchas de las reuniones que mantenían los propietarios de las viviendas. Lo que es lo mismo, no mantienen encuentros para aprobar este tipo permiso.

Así lo relatan tanto fuentes de Telefónica como el concejal de Ingeniería industrial, Adolfo Díez. Este último confía en que se pueda encontrar una fórmula que desatasque la situación y sugiere que la firma de un formulario podría dar con la solución.

Cabe recordar que Telefónica tiene reservado en su presupuesto una partida de 2 millones de euros para invertir en el despliegue de la fibra óptica por el centro de la ciudad.

En una primera estimación se hablaba de que la compañía desplegaría internet de alta velocidad en un perímetro al que tendrían acceso a la red 16.000 viviendas y negocios del centro histórico de la ciudad. Su idea es la de empezar por la Plaza Mayor y por las calles San Lorenzo y Fernando Álvarez (en uno de las vías laterales del Tribunal Superior de Justicia).

Antes de en estas zonas, no obstante, Telefónica tiene pensado realizar el despliegue de la red en la calle Alfonso VIII, en el entorno del Monasterio de Las Huelgas. En este caso, la inversión, cofinanciada por el Gobierno de España, rondará los 300.000 euros y servirá para llevar la alta velocidad a 200 unidades inmobiliarias.

De momento, los vecinos de un lugar y otro siguen esperando.