Caja de Burgos proyecta cubrir el claustro del Palacio de Saldañuela

I. Elices / Burgos
-
El claustro del Palacio de Saldañuela, que fue restaurado en 1953 por la Caja de Ahorros Municipal de Burgos. - Foto: Valdivielso

Ha solicitado licencia de obras al Ayuntamiento de Sarracín, que será la administración que pida la autorización a Patrimonio, ya que el monumento es un Bien de Interés Cultural

Comprobado en el Monasterio de San Juan que es posible, e incluso estético, instalar una cubierta sobre el patio del convento, otras instituciones se han animado a proyectar soluciones similares para aumentar la funcionalidad de sus inmuebles históricos. El último ejemplo es el de la Fundación Caja de Burgos, que aspira a cubrir el claustro del Palacio de Saldañuela  en un futuro próximo. De hecho ya ha dado los primeros pasos al solicitar al Ayuntamiento de Sarracín -municipio donde está ubicado el monumento- la licencia de obras.
¿Basta con una autorización municipal para acometer una intervención así? No, el proyecto ha de contar con el visto bueno de la Comisión Territorial de Patrimonio. Lo que sucede es que no es Caja de Burgos la entidad que ha de solicitar dicha autorización, sino que es el propio Consistorio de Sarracín el que ha de someter el proyecto al dictamen de los técnicos de la Junta de Castilla y León.
El plan de la Fundación ya se encuentra en el Ayuntamiento de Sarracín y consiste en «una intervención en el Palacio de Saldañuela centrado en la instalación de una cubierta en el patio y en la adaptación de  espacios interiores, tanto del ascensor como de los baños», según explicaron a este periódico desde la entidad.
Esta idea responde a varios objetivos, según advierte la propia Fundación. El primero de ellos pasa por poner en valor un inmueble histórico mejorando su accesibilidad e incrementando sus posibilidades como espacio para acoger actividades propias (culturales y empresariales) y de terceros durante todo el año, «que se enmarquen dentro de las líneas de actuación de la entidad y que permitan desarrollar su misión, que es el desarrollo económico y social». En este sentido, Caja de Burgos pone el inmueble a disposición de otras entidades para que organicen allí sus eventos.
De hecho, su página web publica la lista de precios para disponer de sus espacios. Así, las cuatro salas y el salón de actos pueden alquilarse para reuniones de empresas y actos formativos tanto para media como para jornada completa. Sus tarifas oscilan entre los 200 y los 1.000 euros, en función del aforo de cada dependencia. No solo eso, allí también se celebran bodas. Hoteles Rice tiene colgado en Youtube un vídeo promocional de los servicios de cátering que ofrece en el Palacio de Saldañuela.
Otro de los propósitos de la Fundación Caja de Burgos pasa también «por respaldar la conservación del patrimonio histórico a través de un edificio propio tan emblemático,  como la entidad lo ha hecho de manera histórica con otros inmuebles».
Cubrir el claustro del palacio también cumple con otra finalidad, la de conseguir la eficiencia energética del inmueble.
El edificio, situado a las afueras de Sarracín y Saldaña de Burgos, es uno de los más destacados exponentes de la arquitectura civil del renacimiento en la provincia. Está catalogado como BIC (Bien de Interés Cultural) y fue declarado monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 1931. La parte más antigua conservada del edificio es una torre que debió de ser construida a finales del siglo XIV o principios del XV. En 1562 se edificó el palacio adosado a la torre utilizando piedra caliza de las canteras de Hontoria. En 1788 el palacio sufrió un incendio quedando parcialmente arruinado. Adquirido por Caja de Burgos en 1951 fue restaurado en el año 1953 adosándosele un nuevo cuerpo que en nada afecta al palacio.