¿Qué fue de los homicidas y asesinos de los años 90?

I. Elices / Burgos
-
Roberto Martínez Cuberías fue procesado por matar al taxista Vicente Echevarría en noviembre de 1995. Le clavó 39 veces un destornillador. - Foto: Ángel Ayala

Sanguinarios y violadores. El hombre que violó y mató a su cuñada en 1990 en su casa de la calle Martínez del Campo cumplió su condena en 2004. El sujeto que asesinó en Fresneda de la Sierra a una mujer de 76 años no saldrá hasta 2017

 
La excarcelación del violador del ascensor, Pedro Luis Gallego, ha revuelto las entrañas a no pocos burgaleses que recuerdan el sufrimiento de los padres de Marta Obregón, la joven a la que asesinó en enero de 1992. Al mismo tiempo, su liberación trae a la memoria una década, la de los 90, en la que la sociedad burgalesa se vio sacudida por numerosos crímenes. Quizás algunos ciudadanos se pregunten qué ha sido de esos asesinos y homicidas. ¿Han salido de la cárcel, están vivos, continúan entre rejas? Este periódico realiza un repaso de los casos que más conmocionaron a los habitantes de la provincia en el último decenio del pasado siglo. 
El recuento ha de empezar obligatoriamente por el séxtuple asesinato de Juan Medina, El Francés, si bien nada hay que decir de  su actual situación, ya que se suicidó tras cometer el crimen. En noviembre de 1996 asesinó a María del Carmen Delgado Ruiz, por un amor no correspondido, en su domicilio de Gamonal. En el mismo piso, mató a los dos hermanos de la joven. Después, se trasladó a la localidad de San Millán de Lara, donde asesinó a la madre de la chica, a su propia exsuegra y a una excuñada. Después se encerró en su casa y se quitó la vida.
La década de los 90 comenzaba con un espeluznante suceso.  El 2 de abril de 1990, Félix López Díez entró en la casa de su cuñada en la calle Martínez del Campo. Se encontraba sola, pues su marido se había ido a trabajar. Después de mucho resistirse a los intentos del hombre por abusar de ella terminó vencida por los múltiples golpes. Finalmente Mercedes Güemes Lomillo terminó muriendo estrangulada.
Fue detenido seis días después de los hechos. Cometió el error de describir a los investigadores la posición en que se encontraba el cuerpo tras el suceso, cuando la Policía Nacional había impedido a todo el mundo el acceso a la habitación donde fue hallado. El ‘crimen del pollero’ -tenía una carnicería- estaba cerrado. Fue condenado a 33 años de cárcel en 1992. Está en la calle desde 2004, cuando se produjo el licenciamiento definitivo.
Víctor Carmelo Mínguez cumplió nueve años de cárcel por matar a su cuñado en 1990. La Audiencia le aplicó la atenuante de arrebato. En el mes de agosto, la víctima, Juan Carlos López López, drogodependiente y con antecedentes penales, acudió a casa de sus esposa, en San Juan de los Lagos, le pidió dinero y la maltrató. Al anochecer de ese mismo día, en casa de unos amigos, Víctor Carmelo Mínguez quiso darle una lección en forma de paliza por pegar a su hermana, pero se torcieron las cosas. Sacó un machete y le lanzó tres cuchilladas que terminaron con su vida. Después, ayudado por otras personas, trasladó el cadáver a Cardeñajimeno y lo enterraron en un paraje conocido como Carahoyos. El cuerpo fue encontrado un mes más tarde.
 
crimen en lerma. El 18 de enero de 1992 Pablo Garrido y su cuñado Jesús García realizaban trabajos de albañilería en la calle General Mola de Lerma. Domingo Peral, empuñando su escopeta de caza, se dirigió hacia la obra. Les culpaba de su situación familiar y de la separación de su mujer. Les disparó a los dos y murió Pablo Garrido. Después se fue a un bar a jugar la partida. Fue condenado a 34 años de prisión. Falleció en 2004.
El 28 de enero del 92 aparece en la carretera de Villagonzalo Pedernales el cadáver de Marta Obregón con 14 heridas de arma blanca y síntomas de violación. El 21 de ese mes había sido secuestrada en el portal de su casa por el violador del ascensor, Pedro Luis Gallego. En 1993, una vez detenido, varios testigos burgaleses le señalan en una rueda de reconocimiento como el hombre que esperaba a la joven junto a su domicilio. El resto de la historia es bien sabida. Ha salido de prisión después de que la Audiencia Provincial decretara su excarcelación tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que  anulaba la aplicación retroactiva de la doctrina Parot.
Fabriciano Sanz, de 66 años, comió con sus dos hijos el 22 de marzo de 1992.  Se fue a echar la siesta, pero se levantó enfadado por el elevado volumen de la televisión. Discutió con José Antonio, su vástago. Éste lo agarró por el cuello en la cocina, pero su padre cogió un cuchillo de la mesa y se lo clavó en el pecho a su hijo, que moría poco después. La Audiencia lo condenó a 12 años de cárcel. Su licenciamiento definitivo se produjo en 2005.
Martín Gómez Herreros, heroinómano y delincuente común de Salamanca de 30 años, mató el 22 de diciembre de 1992 a Tomás Maté, de 67 años, vecino de Tórtoles de Esgueva. Se encontraron por casualidad y tomaron unos vinos en la calle San Lorenzo. El joven le pidió todo el dinero que llevaba. Al no dárselo, le asestó 5 puñaladas en el cuello y lo mató. El homicida fue detenido en enero de 1993. Fue condenado al año siguiente y ya ha muerto.
Eufrasina Arnaiz fue detenida en noviembre de 1992 después de matar a su vecina Petra del Moral, que apareció muerta el 7 de octubre de ese año en su casa de Barcina de los Montes. Días más tarde de los hechos la autora se autolesionó para hacer ver a la Guardia Civil que ella había sido víctima del mismo asesino. Pero era ella misma y cometió el crimen por un enfrentamiento vecinal. En el pueblo saben que su marido murió el año pasado, pero ignoran qué ha sido de ella. Fue condenada a 6 años de prisión.
Francisco Javier Rubio Zorrilla  mató de dos tiros a Javier García Grande, de 34 años, en el pub Locos, de la calle San Francisco. Se encontraba de permiso penitenciario y acudió con unos amigos. A uno de ellos se negaban a servir copas, por lo que salió del local y, al poco tiempo, volvía portando una escopeta con la que encañonó al camarero. Éste le recriminó que tirara una cerveza al suelo y fue el momento en el que Rubio Zorrilla le disparó. Los hechos ocurrieron el 7 de abril de 1993. Sería detenido en San Medel y después condenado a 17 años de cárcel. La fecha de licenciamiento está fijada en 2019, porque cumple penas por otros delitos.
 
2 homicidios y violación. Los autores del crimen del ‘Chaplin’, en Miranda de Ebro, ocurrido el 6 de diciembre de 1993, ya han cumplido con la Justicia. Fueron condenados a 105 años de prisión. Teófilo Torres Dueñas, uno de ellos, discutió por un trozo de hachís con un camarero del local, al que luego mató. Se formó una pelea a la que se unió el otro procesado, José Ramón López. Acabaron muertos el trabajador del local Javier Solé y Javier García, que se encontraba con su esposa en el establecimiento. Además, López fue condenado por la violación de la mujer de una de las víctimas.
Miguel Valdivielso de la Fuente mató con un cuchillo de cocina a su cuñado, José Manuel López Mediavilla, en su domicilio de la plaza de San Juan de los Lagos. Su fecha de salida de prisión quedó establecida para febrero de 2000. 
El 6 de noviembre de 1995 aparecía en Villasandino el cadáver del taxista Vicente Echevarría Sevilla, de 55 años. Poco después, era detenido Roberto Martínez Cuberías. Éste, que realizaba tareas de repoblación forestal en Castrojeriz, pidió un taxi en Burgos para trasladarse a su lugar de trabajo. Diez kilómetros antes de su destino, pidió al conductor que tomara un camino y le ordenó que parara. Le exigió dinero y después con un destornillador le asestó 39 punzadas que terminaron con su vida. Fue condenado en 1997 a 21 años de cárcel. 
Prudente Vivar Pérez murió en 2000. En 1997 había sido condenado, en el primer juicio celebrado con jurado en Burgos, a 52 años de cárcel por matar con un martillo y una piqueta a su mujer, Leonor Rubio, y a su cuñado, Nicanor Rubio, en su casa de la calle Manuel de la Cuesta. Luego intentó, sin éxito, suicidarse tomando unos barbitúricos. Aquellos hechos se produjeron el 16 de abril de 1996. La relación entre el matrimonio no era buena y empeoró con la llegada del hermano de ella al domicilio familiar.
Arturo del Río García golpeaba con manos y pies el 17 de julio de 1996 a su padre en el domicilio familiar de Pedrosa del Río Urbel. Semanas más tardes moriría. Su hijo fue arrestado y murió en 2001.
Sergio Alonso Pérez, un joven soldado destinado en el Polvorín de Ibeas de Juarros, mató a un compañero, Saúl Hernando, tras haber sido humillado y vejado físicamente por otros militares veteranos del cuartel. Murió el año pasado.
El 27 de agosto de 1997 aparecía en Fresneda de la Sierra el cuerpo de Isabel Ortiz, de 76 años de edad. El autor de los hechos, David Gonzalo Rábanos, cabo del Ejército de Tierra, fue detenido días después en la casa de sus padres en la misma localidad. Aparecieron unas botas con sangre que le incriminaban. Cumple condena hasta el año 2017. Está en libertad condicional desde este año.
Gerardo Calvo Mijangos terminó en 2012 de cumplir su condena por la muerte de Cecilio de las Heras, que apareció muerto el 13 de septiembre de 1997 en el pantano de Arija, en Cantabria. Tenía un orificio de bala en la cabeza y dos bolsas de plástico cerradas en torno al cuello con cinta aislante. El asesino, un policía en segunda actividad, había acudido a su casa el 8 de septiembre para pedirle explicaciones de por qué salía con la que había sido su novia. Tras una discusión terminó disparándole con una pistola del calibre 22 que luego sería encontrada en su casa.
El 22 de octubre del año 2000 Concepción Pérez Alonso mató al industrial Antonio Quintano en el garaje comunitario de la avenida Reyes Católicos. Le disparó cuatro veces y murió en el acto. En el año 2008, la Audiencia Provincial la condenaba a 16 años de prisión. Su fecha de salida está prevista para 2023.
 Teófilo Pascual Feo mató el 15 de diciembre del año 2000 al que iba a ser su cuñado, Nicolás Rodríguez. De hecho, lo asesinó el día antes de la boda. Además, la novia estaba embarazada de dos meses. Un jurado popular le consideró culpable y fue condenado a 18 años de cárcel en 2002 por ser autor de un delito de asesinato con el agravante de disfraz. Está en prisión. La fecha de licenciamiento es el 10 de diciembre de 2018.