Adavas detecta 134 casos de maltrato con sus charlas

A.G.
-

La entidad lleva años accediendo a los centros escolares a formar en igualdad y sexualidad sin haber recibido ninguna queja de las familias. Sus responsables lamentan que la polémica del veto parental pueda poner en duda y en riesgo su labor

Imagen de la actividad 'Sexo con seso' promovida por varias sociedades científicas. - Foto: Alberto Rodrigo

Hace ya muchos años, más de dos décadas, que las entidades sociales de Burgos acceden a colegios e institutos a formar al alumnado en materias que son transversales a todas las asignaturas con charlas sobre primeros auxilios, igualdad, violencia de género, prevención del acoso, no discriminación, etc. Se trata de una situación que se ha desarrollado siempre con completa normalidad no solo aquí sino en todo el país hasta que Vox se ha inventado la necesidad de un veto por parte de los padres por el cual pueden impedir el acceso de sus hijos a estas clases y a este tipo de formación, mucha de ella en valores. La controversia que se ha originado a nivel nacional está siendo de gran calado y ha puesto en guardia a los profesionales de la Educación y también a los de las asociaciones que han visto cómo puede estar poniéndose en cuestión su trabajo.

Almudena Román, coordinadora de la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica (Adavas), explica que su entidad lleva 17 años haciendo formación en igualdad y contra la violencia de género en los colegios e institutos de la ciudad y la provincia y que jamás han recibido ninguna queja por parte de las familias ni del profesorado; más bien al contrario, su labor ha estado siempre muy bien considerada. Por eso, reconoce que le preocupa que esta polémica pueda generar miedo en los padres aunque, frente ello, hace referencia a la transparencia en todos los contenidos y al hecho de que ofrecen sesiones a las asociaciones de madres y padres.

Su trabajo tiene otro aspecto importantísimo y es que ha sacado a la luz desde el año 2003 134 casos de malos tratos: 114 de violencia de género y 11 de violencia doméstica entre el alumnado; 6 de violencia de género de la que eran víctimas profesoras y tres maltratadores: un hijo que reconoció abusar de sus padres, un profesor que declaró que su hijo estaba maltratando a la novia y un profesor que maltrataba a su mujer. De todos estos casos, afirma Román, no se pudo denunciar la mayoría pero en muchos sí que la asociación acompañó a las víctimas, a algunas durante mucho tiempo: "Cuando las víctimas son adolescentes cuesta mucho que den el paso. Hay que trabajar con todo su entorno, con los padres, con las amigas, con los compañeros. Nos supone un desgaste personal y profesional tremendo ver como chicas tan jóvenes pueden tolerar situaciones de abuso", afirma esta experta, que asegura que después de tantos años le siguen sorprendiendo las opiniones de los jóvenes respecto a la violencia. Adavas hace un cuestionario a los participantes de sus talleres y con sus respuestas las profesionales han constatado que siguen estando presentes los mitos que originan perpetúan y justifican la violencia de género. Aún así, la experiencia sigue siendo positiva: "Es posible cambiar las actitudes de los adolescentes para que puedan romper los estereotipos y las formas de los modelos dominantes y evitar las relaciones afectivas de dominio y dependencia. Y cuando una chica viene a vernos y nos dice que ha conseguido superar una relación de este tipo es uno de los mejores resultados que podemos obtener".

La Asociación para la Defensa de la Mujer La Rueda también ofrece charlas sobre igualdad en los colegios desde hace mucho tiempo, dentro de sus actividades de formación que abarcan todo tipo de colectivos. Así, en 2019 realizaron 440 talleres de sensibilización:  156 en Burgos capital 156  y 217 en la provincia. También han realizado 48 en Palencia, 10 en Segovia y 9 en Soria. Su presidenta y profesora de la Universidad de Burgos, Laura Pérez de la Varga, dice que tampoco han tenido ninguna queja y que  antes de realizar sus intervenciones envían a los centros escolares  una guía didáctica con los contenidos de sus charlas para los diferentes niveles educativos.

A su juicio, la introducción del asunto del veto parental en el debate público no es inocente sino que responde a una voluntad por parte de Vox de coartar la libertad del profesorado, que son "quienes ayudan a formar personas con capacidad crítica": "Son completa y absolutamente legales. Nuestra normativa plantea que la promoción de la igualdad, la prevención de la violencia de género y la erradicación de la discriminación por razón de sexo en el sistema educativo están recogidos en las leyes desde 1985. El PP eliminó la Educación para la Ciudadanía pero estos contenidos siguen siendo los mismos en las leyes de educación".

El Comité Ciudadano Anti-Sida es otra de las veteranas asociaciones que forman al alumnado burgalés, en este caso en sexualidad. 15 años lleva su equipo -formado por un sexólogo y una psicóloga- acudiendo a colegios (tanto públicos como privados, al igual que las otras entidades) e institutos a hablar de educación sexual y como a Adavas y a La Rueda tampoco les han puesto ninguna pega para realizar esta actividad, que ha llegado en todo este tiempo a más de 32.000 estudiantes. "Solo tenemos alguna anécdota de padres que nos han preguntado dudas porque la información que les habían hecho llegar sus hijos no estaba ajustada a nuestras actividades", afirma el sexólogo Raúl Martínez, quien explica que las familias de los estudiantes reciben también información de los contenidos que van a recibir sus hijos.

Martínez indica que los contenidos de sus sesiones son complementarios con cualquier tipo de educación que elijan las familias: "Les planteamos que todos los modelos de sexualidad son válidos y que nos parece tan estupendo que haya personas que quieren llegar vírgenes al matrimonio como que otras quieran iniciarse antes en sus relaciones". Este profesional se muestra preocupado por el hecho de que exista si quiera la posibilidad de censurar la educación en valores: "¿Hasta dónde se podrá llegar? ¿A que haya padres que se nieguen a que sus hijos estudien la teoría de la evolución? Hay que garantizar que las niñas y los niños escuchen hablar de la diversidad que existe en la sociedad, que sepan que hay personas transexuales, por ejemplo, ya que esa es la mejor manera de garantizar la convivencia entre diferentes y prevenir el acoso".