Carnes y chacinas para una cocina de tradición serrana

J.A.G.
-
Carnes y chacinas para una cocina de tradición serrana - Foto: Luis López Araico

La Cueva de Ra, en Castrillo de la Reina, es además de tienda charcutera, bar y restaurante en el que se puede disfrutar de platos, raciones y tablas de embutidos caseros

La Cueva de Ra puede sonar a eso, a oquedad subterránea visitable en Castrillo de la Reina, pero nada más lejos de la realidad. Es el dominio gastronómico de Raquel Díez, una emprendedora serrana que hace ya diez años se decidió a reformar una vivienda y a abrir un bar-restaurante en esta localidad serrana, situada entre Salas y Quintanar. El nombre fue una ocurrencia de la dueña y surgió mientras hacían la reforma porque alguien le dijo, durante las obras, que más que una casa parecía una cueva. Ahora el local es un hito culinario y también chacinero, porque además tomó el testigo de Casa Eugenia. Elabora de forma artesanal y comercializa una estupenda cecina de vaca vieja, que junto lomo y el chorizo son la estrellas de la tienda y de una mesa, que tiene además en las estupendas carnes demandinas a la brasa un atractivo añadido.

Mano a mano con Miriam Piñera, cocinera cántabra también autodidacta, ofrecen una cocina de auténtico kilómetro cero, casera y aquilatada a la temporada, también en lo que se refiere a huerta, en la que cultiva sus propias verduras y hortalizas. La carta no es muy amplia, pero sí atractiva para quienes buscan esa autenticidad de esa cocina concentrada en las esencias y las singularidades del terruño, cercana y sin aspavientos gastronómicos.

Por ese afán de servicio a la comunidad mantiene y da ocasionalmente y bajo demanda, menús del día. Verduras, legumbres, arroces, ensaladas… conforman algunos primeros y, como segundos, siempre procura tener algunos pescados, por supuesto carnes a la brasa o a la sartén, algunos guisos, pollo… y postres, por supuesto caseros. Con pan, vino -un cosechero-, y agua el tique oscila entre los 10 y los 12 euros.

Su fuerte es la carta, siempre con platos al centro y es que, como dicen por estos lares, lo bien repartido bien sabe. Por un precio medio que oscila entre los 18 y los 20 euros, con pan y vino, el abanico de posibilidades para una comida o una cena se amplían, especialmente los fines de semana, que son los días fuertes en la cocina de La Cueva de Ra. Por cierto, el postre corre por cuenta de la casa y, a modo de presente, regalan una caja de bombones helados. Todo un detalle.

Para comenzar propone entrantes como la ensalada de la casa, en la que además de la clásica lechuga suma pimientos asados a la brasa, bonito y boquerones. Otra sugerencia tiene que ver con la morcilla de Burgos braseada. Uno de los platos estrella es, por supuesto, la tabla de embutidos, en la que no falta la cecina curada, jamón, lomo y chorizo ni tampoco el queso de oveja curado, que sale por 12 euros. A partir de ahí toman carta de naturaleza las raciones de oreja y morro guisado, los revueltos de gulas y de morcilla, su singular pastel de ajetes tiernos, las croquetas caseras de jamón o la sepia a la plancha.

En carnes a la brasa -que asan en vivo y en directo en la chimenea situada junto a la barra- las opciones son tres. Marca pauta el chuletón de vaca al punto, de un kilo y una maduración que oscila entre los 15 y los 30 días. Sale por 28 euros y se sirve troceado y, como el resto de platos, al centro de la mesa. Si prefieren ovino tienen las típicas chuletillas de lechazo y el secreto de cerdo.

Pero ahí no se acaba las posibilidades de disfrutar de la cocina porque en la barra hay algunas propuestas más para el picoteo o el almuerzo informal, especialmente los sábado y domingos, en los que a la tortilla de patatas y los torreznos de Soria… se añaden gambas a la gabardina, gildas, tigres, rabas o calamares... Los bocadillos, además de las raciones, son otro formato para disfrutar de las chacinas.

En la bodega además de los cosecheros que sirve en barra y en los menús, tiene algunos -media docena -de vinos con denominación y con marchamo de bodegueros ribereños y riojanos. No faltan los blancos de Rueda.

Prepara, bajo demanda, comida para llevar y aunque no tiene como tal servicio de cátering habitualmente sirve ágapes por encargo en concentraciones y citas populares en Castrillo de la Reina. Para cenas y comidas de grupos, encuentros familiares, de amigos… mejor reservar, sobre todo los días de la representación histórica de Los Siete Infantes de Lara.

Además de las mesas de la barra, el comedor superior tiene una capacidad para 35 comensales. El trato, y así lo cuentan los clientes en las redes, es muy familiar y muy cercano.

 

FICHA

La Cueva de Ra
dirección: Calle de La Cruz, 3 (Castrillo de la Reina).
Teléfono 947 382812
Especialidades: Carnes a la brasa, embutidos, morcilla de Burgos braseada, oreja y morro guisados…
horario: 10.30 a las 16.30 horas y de las 19,00 a las 23.00 horas, de lunes a viernes, excepto los miércoles que cierra por descanso semanal.
10.30 a 1,00 horas, fines de semana.
Precios: Menú del día, de 10 a 12 euros. A la carta, el precio medio es de 18 a 25 euros.