scorecardresearch

La beatificación de Valentín Palencia será la primera en la diócesis

I.L.H. / Burgos
-

El 23 de abril la Catedral acogerá la ceremonia que precede a la canonización del sacerdote y los 4 jóvenes fusilados en enero de 1937

Saturnino López, postulador de la causa (i), el arzobispo, Fidel Herráez, y el artista del cuadro que presidirá la beatificación, Cándido Pérez Palma. - Foto: Luis López Araico

El 15 de enero de 1937 fueron asesinados en el monte Tramalón de Ruiloba, cerca de Suances (Cantabria), Valentín Palencia y los cuatro jóvenes que le acompañaban en su labor pedagógica con menores: Zacarías Cuesta Campo, Donato Rodríguez García, Emilio Huidobro Corrales y Germán García García. Los cinco corrieron la misma suerte y a los cinco reconocerá la Iglesia como beatos por «testimoniar su fe a pesar de perder la vida por ello». Valentín Palencia fue fusilado por oficiar misa y los cuatro jóvenes decidieron por su propia iniciativa acompañarlo en el martirio.

La beatificación de los cinco burgaleses será la primera que se realiza en la propia diócesis, un acontecimiento que hasta el papado de Benedicto XVI se realizaba siempre en Roma. La ceremonia del 23 de abril en la Catedral contará, eso sí, con una representación del papa Francisco en la figura del cardenal Angelo Amato, el Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos.

«El 23 de abril vamos a vivir un acontecimiento singular. Nunca antes la Catedral ha acogido la beatificación de ningún burgalés en su milenaria historia. La canonización, que ojalá llegue, deberá ser, esa sí, en Roma», apuntó ayer el arzobispo. Fidel Herráez señaló la importancia de este acto «porque reconoce  el amor a Cristo en estos 5 mártires de la persecución religiosa del siglo XX».

En ese sentido Saturnino López Santidrián, postulador diocesano de la causa de beatificación, destacó las «actitudes heroicas y entregadas de los 5 burgaleses» a los que el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 les pilló en Suances, de donde no pudieron regresar. Los niños que tenían bajo su custodia fueron recogidos por Luis Labín, que evitó que fueran deportados a Rusia y consiguió llevarlos a Francia y que crecieran allí.

Para conmemorar la ceremonia la diócesis ha editado el libro De Burgos al cielo. La historia de don Valentín y sus amigos contada a los niños, realizado por los seminaristas Luis Renedo y Rodrigo Camarero; un himno para interpretar el 23 de abril, obra de Carlos García e Inocencio Fernández; una ruta siguiendo las huellas del sacerdote por la ciudad para los grupos parroquiales que lo soliciten; un concurso escolar de dibujo, y la puesta en marcha de un congreso que presente «la figura de Palencia como educador de los más pobres y pedagogo del tiempo libre».