Retrato del espanto

A.G.
-

Cultural Burgos acoge esta tarde la obra 'Jauría', ficción documental de Jordi Casanova creada a partir de las actas del juicio de La Manada, el grupo que violó a una joven en los sanfermines de 2016

Reparto de la obra 'Jauría'. - Foto: teatrokamikaze.com

Cómo olvidarlo. Los sanfermines de 2016 han quedado marcados ya para siempre en la memoria colectiva, no por lo singular de esta fiesta tan querida por tantas personas -y epítome, también, de la diversión sin freno- sino por la atroz violación que sufrió en el portal de una calle pamplonesa una chica de 18 años a manos de cinco varones que se autodenominaban La Manada y que actuaron como tal. La posterior explosión de rabia que experimentaron las mujeres de este país de norte a sur, que salieron a la calle a ponerse del lado de la víctima y a gritar que la creían desde el minuto uno, asombró al mundo entero. Y el juicio, las intervenciones de uno de los abogados de la defensa, tan insultantes para las mujeres, la primera sentencia -tan pírrica y frustrante- y la posterior enmienda del Tribunal Supremo calificando como violación los hechos que allí ocurrieron han supuesto un antes y un después con respecto a la consideración que la sociedad entera tiene sobre la violencia sexual que sufren desde siempre las mujeres.

Mucho de lo que se dijo en aquel juicio -las declaraciones de víctima y acusados, los exabruptos de la defensa y hasta las deliberaciones de los jueces- se convirtió hace un año en una didáctica obra, que ha tenido el acierto de ponernos a todos frente al dolor y la vulnerabilidad de la joven, la desfachatez de los culpables y la normalización de las violaciones. Este viernes a las 20.30 horas en Cultural Caja de Burgos se suben a escena los actores y la actriz protagonistas de Jauría, una dramaturgia de Jordi Casanova creada exclusivamente a partir de las transcripciones de las actas de ese juicio, construida de forma íntegra con fragmentos de las declaraciones de acusados y denunciante, y dirigida por Miguel del Arco.

"No existe una sola palabra de ficción en la función, es un corta y pega, aunque, evidentemente, hay una visión dramatúrgica y un posicionamiento a través de lo que elegimos que salga y lo que no, pero no tanto por habernos cortado de sacar según qué cosas sino por crear una globalidad para que el público pueda hacerse una idea de lo que sucedió", explica el director.

La obra tiene varias partes: el relato de los hechos, el interrogatorio de la defensa que, en palabras de Del Arco es "atroz"; el de la fiscal, y las discusiones de los diferentes jueces que escribieron las sentencias: "Se trata de una ficción documental a partir de un material muy real que nos permite viajar dentro de la mente de víctima y victimarios, un juicio en el que la denunciante fue obligada a dar más detalles de su intimidad que los denunciados; en definitiva, un caso que remueve el concepto de masculinidad y su relación con el sexo de nuestra sociedad". 

Jauría recibió el año pasado el XVI Premio Cultura Contra la Violencia de Género 2019 otorgado por el Ministerio de Igualdad por su contribución en la erradicación de la violencia contra las mujeres, y el Premio Ercilla 2019 a Mejor Creación Dramática.

Ganas de hablar. Hace ya más de un año que la obra está en marcha y la recepción por parte del público ha sido siempre muy positiva, en palabras de Miguel del Arco: "Es espectacular la reacción de la gente. Hay una cosa catártica, en todos mis años de montaje nunca he escuchado los silencios que se escuchan en el público, es una cosa muy particular y tremenda. Además, todo el mundo sale de la función con muchas ganas de hablar y eso lo hemos fomentado haciendo encuentros con el público al final  de la obra en los que cada quien hace las reflexiones que estima oportuno".  En Burgos también se producirá el encuentro y coloquio con los miembros de la compañía. 

En la página web de El Pavón Teatro Kamikaze se puede encontrar una encuesta para quienes hayan visto la función en la que se les pregunta sobre diferentes asuntos vinculados al suceso, a la obra y a las relaciones tales como si ha cambiado su percepción sobre lo que pasó aquella noche en las fiestas de San Fermín después de verlo en escena o sobre La Manada y sus componentes, si creen que por liarse con una persona existe la obligación de llegar al sexo, o si han visto o vivido alguna situación parecida desde el punto de vista de la víctima o de los violadores. Además, se ha realizado una guía didáctica para trabajar con adolescentes en Secundaria y Bachillerato.

Y es que mujeres y hombres no reciben de igual manera el crudo testimonio que se cuenta desde el escenario: "Muchas chicas se revuelven diciendo que por qué tienen que salir a la calle con miedo. También hemos tenido relación con la víctima y su familia y me decía su madre que durante todo el proceso del juicio muchas veces había sentido una culpabilidad tremenda por haber criado a una hija libre en vez de una hija segura", señala Miguel del Arco. El director se ha encontrado también con reacciones de hombres tras ver esta ficción documental que se preguntan que por qué la chica no se fue con su amigo y se quedó hablando con aquel grupo: "Creo que es una reflexión muy sencilla y evidente, la libertad de la mujer todavía no está instalada del todo en el imaginario de los hombres".

El elenco de Jauría está formado por la actriz María Hervás, en el papel de la víctima, y Pablo Béjar, Fran Cantos, Álex García, Ignacio Mateos, Franky Martín, Javier Mora, Raúl Prieto y Martiño Rivas, que dan vida sobre las tablas a los diferentes componentes de La Manada y a jueces y abogados.