El milagro de San Miguel Arcángel

DB
-

Las obras del retablo y el coro del templo de Arlanzón concluyen a tiempo para inaugurarlas el domingo, día grande de las fiestas

El milagro de San Miguel Arcángel

E l esfuerzo conjunto de los vecinos, el Ayuntamiento y la Diputación y el Arzobispado de Burgos, éstas dos entidades a través del ‘convenio de las goteras’, ha hecho posible  la restauración del coro y el retablo de la iglesia románica de San Arcángel.
Además, el fin de las obras llega a tiempo para que sean inauguradas este domingo día 29 coincidiendo con las fiestas patronales. Será un día especial que compartirán con distintas personalidades que se acercarán a Arlanzón para tal evento. Así, estarán presencia del obispo emérito de Jaén, Ramón del Hoyo López; el canónigo y exfabriquero de la Catedral de Burgos, Agustín Lázaro López, y el delegado del Patrimonio de la Diócesis de Burgos,  Juan Álvarez Quevedo.
Todos podrán comprobar como, tras las obras, la iglesia románica luce en todo su esplendor tras nueve siglos de existencia. El presupuesto del proyecto ha ascendido a 112.000 euros, de los que 40.000 corresponden al ‘convenio de las goteras’, mientras que las aportaciones vecinales, a lo largo de un año y medio, han sumado 60.000 euros. Así, la restauración del coro se ha llevado 53.735 euros, y la rehabilitación del retablo mayor, 18.755 euros; además, se han limpiado las paredes y reparado los nervios de las bóvedas, con un coste de 36.541 euros; el drenaje de la parte exterior de las aguas fluviales, que ha supuesto 4.413 euros; la rehabilitación de la capilla de San José, por 4.194 euros y la sustitución de los equipos de megafonía, con 4.500 euros; también se han sustituido puertas, peanas y ventanas.
El proyecto se remonta al año 2017, cuando vecinos de Arlanzón deciden ponerse en contacto con el Arzobispado y la Diputación preocupados por la situación de deterioro del coro. Un año después, en 2018 se les concede una subvención de 40.000 euros, procedente del ‘convenio de goteras’.
En origen, la iglesia era una construcción románica, construida a finales del siglo XII, e influida por la corriente románica de la alta escuela que recorrió el Camino de Santiago por esas fechas. Con el paso del tiempo sufrió importantes reformas y ampliaciones góticas y renacentistas (siglos XVI-XVII). Actualmente presenta planta de cruz latina de una sola nave de 3 tramos y cabeza semicircular, con la sacristía inserta en el brazo sur del transepto, coro alto a los pies y una esbelta torrepórtico-campanario de planta cuadrada unida al muro norte. Se cubre con bóvedas de cañón en la cabecera y en el pórtico (románicas) y bóvedas estrelladas en el resto de la iglesia (góticas). En el exterior exhibe un monumental tambor absidial románico, destacando por su altura y esbeltez. 
El retablo mayor, es de estilo barroco, de madera dorada y policromada; se construyó entre 1648 y 1685, según figura en el Libro de Fábrica de la parroquia. Fue realizado por los maestros arquitectos Lorenzo Vélez de Bareyo y Felipe del Castillo.  (Más información en edición impresa)