scorecardresearch

Un inicio veraniego que acabará con tiempo invernal

B.G.R.
-

Hasta el Jueves Santo las temperaturas rondarán o superarán los 20 grados. A partir de ese día bajarán y llegarán las nubes

Ciudadanos disfrutando del buen tiempo el Domingo de Ramos en Fuentes Blancas. - Foto: Christian castrillo

Los cambios meteorológicos son habituales en la estación de primavera y este año la Semana Santa no será ajena a ellos. Dará comienzo oficialmente mañana, Domingo de Ramos, con un tiempo primaveral e incluso «veraniego» en los días posteriores. Sin embargo, a partir del Jueves Santo, la situación no será la misma y la Pascua terminará con la sensación de volver al invierno.

En la predicción para estas fechas que realiza el meteorólogo del Grupo Promecal, Daniel Angulo, el termómetro se moverá en niveles máximos que podrían superar los 20 grados para después desplomarse a solo ocho. Los valores más altos, según explica, se alcanzarán el lunes con la llegada de viento sur, y el martes, después de un domingo «primaveral y espléndido» con cielos totalmente despejados y termómetros en alza. Estos se mantendrán el miércoles y jueves, jornadas en las que prevé que se empiece a producir un aumento de la nubosidad que será más palpable en esta última. De hecho, podría producirse algún chubasco débil por la noche o ya entrado el viernes, que se intensificarán el sábado acompañado de un descenso térmico. 

Frío el Lunes de Pascua. El empeoramiento del tiempo, según el experto, será más notable el Domingo de Resurrección con la llegada de viento norte que hará caer el termómetro hasta los ocho grados. «La sensación térmica de esta jornada será ya de ambiente invernal», explica, añadiendo que esta situación se agravará el Lunes de Pascua con «temperaturas aún más frescas e incluso algún chubasco de nieve en las zonas montañosas». 

Angulo considera que estas oscilaciones o «retrocesos» hacia  el frío son «típicos» en primavera y sobre todo en el mes de abril, con lo que enmarca el tiempo que hará en Semana Santa dentro de la «normalidad» de la estación del año en la que nos encontramos.