200 empresas instaladoras de gas se quedan sin trabajo

G. Arce
-

La distribuidora hegemónica en la provincia Nedgia paralizó sus inversiones hace una semana ante los cambios regulatorios en el sector

200 empresas instaladores de gas se quedan sin trabajo - Foto: Reyes MartÁ­nez

ás de 200 empresas instaladoras de gas y en torno al medio millar de puestos de trabajo que tienen en Burgos han visto cómo en la última semana el mercado en el que operaban se ha congelado totalmente. La empresa referente en este sector, Naturgy, y más en concreto su filial de distribución de gas, Nedgia, decidió paralizar el pasado  11 de julio todas sus inversiones de manera temporal ante los cambios regulatorios planteados por la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) en el sector. La medida afecta a todas las actividades de captación y puesta en servicio de instalaciones de gas en toda la provincia de Burgos, salvo en Lerma y Belorado, y se hace extensiva a todas las provincias de Castilla y León, salvo Ávila. Actualmente, Nedgia suministra gas natural a 89.000 puntos de suministro en Burgos.
La Asociación de Empresarios de Fontanería, Saneamiento, Gas, Calefacción, Climatización, Mantenimiento e Instaladores Eléctricos y Afines (Asinbur) ha mostrado su «gran preocupación» por un hecho excepcional en su trayectoria y que hasta el pasado viernes dejaba en un limbo todas las instalaciones en marcha (cuartos de calderas para comunidades de vecinos, para colegios, para empresas o particulares) y que, finalmente, solo afectará a las que se inicien a partir de la fecha en la que Nedgia decidió paralizar su actividad inversora.
El golpe en la mesa de la distribuidora no solo supone un «grave quebranto» para los instaladores, que ejercen como intermediarios en las tramitaciones de altas de gas, sino también para empresas de obra civil y los comercializadores de la compañía, máxime cuando unas horas antes de esta decisión se presentaba en Burgos, en la propia sede de Asinbur, la oferta pública para el presente ejercicio, la que rige los precios y promociones en las nuevas instalaciones.
«Por la tarde nos llamaron para decirnos que todo lo presentado por la mañana quedaba en suspenso», recuerda el presidente de este colectivo empresarial, José Luis Corral, quien insiste en que ellos no entran a valorar los cambios regulatorios en su sector, pero sí están en contra de una decisión adoptada de forma «unilateral» y que entienden que incumple con la normativa vigente, lo que podría conllevar una infracción muy grave por parte de Nedgia, sancionada con hasta 1,5 millones de euros.
Asinbur, que reunió a su junta directiva el pasado miércoles para analizar la situación, ha puesto de manifiesto su alarma y preocupación en cartas remitidas al delegado de Nedgia en Burgos, así como a la Dirección General de Energía y a la Delegación Territorial de Economía de la Junta de Castilla y León. Lamentan, asimismo, la falta de información por parte de la compañía distribuidora.
La patronal nacional, Conaif, alerta que son miles de instaladores los afectados en España y que más de 10.000 puestos de trabajo corren el riesgo de desaparecer en por este parón, que impide prestar con normalidad servicios como la tramitación de altas de los contratos, garantizar las puestas en servicio, realizar acometidas de gas, entre otras actividades.