scorecardresearch

5 encapuchados revientan la puerta de Carrefour para asaltar una joyería

I. Elices / Burgos
-

Tras asestarle numerosos golpes con una maza, el grueso cristal del escaparate del negocio José Luis cedió y los cacos se llevaron numerosas piezas. Los ladrones tuvieron que salir huyendo al sorprenderles los vigilantes

Los ladrones destrozaron la puerta del centro. - Foto: Alberto Rodrigo

La joyería José Luis era su objetivo, eso parece claro, porque nada más reventar la puerta de centro comercial El Mirador, la situada en el piso superior, los cinco encapuchados dirigieron sus pasos directamente a ese negocio, de donde acabaron sustrayendo numerosas piezas del escaparate, con muchos esfuerzos, eso sí. Ahora bien, tuvieron que actuar bastante rápido,  porque los vigilantes privados les sorprendieron y tuvieron que huir a toda velocidad.

El asalto se produjo sobre las tres de la madrugada. A esa hora los ladrones llegaron en un vehículo y lo dejaron en el aparcamiento de la planta superior de Carrefour. Todo indica que para echar abajo las puertas de entrada situadas junto al McDonalds usaron las mismas mazas que luego emplearían en la joyería. Varios elementos arquitectónicos de hormigón y una fila de carros del hipermercado impedían ayer el acceso de un coche para practicar un alunizaje con un coche, pero la Policía Nacional analiza las imágenes de las cámaras para establecer exactamente cómo entraron.

Una vez destrozadas las puertas de vidrio los delincuentes se dirigieron hacia la Joyería José Luis. Su intención era acceder al interior y arramplar con todo. Pero no pudieron. Asestaron numerosos mazazos a la puerta, pero los cristales, de unos 8 centímetros de grosor, resistieron las embestidas. Así que los cacos tuvieron que conformarse con las joyas del escaparate. Lo golpearon en numerosos puntos y terminó cediendo en uno solo. Desde el agujero que lograron practicar introdujeron el brazo y pudieron llevarse numerosas alhajas. Las trabajadoras del establecimiento continuaban ayer por la tarde haciendo el balance de los daños y el recuento de las pérdidas.

La Comisaría envió varias dotaciones hasta el centro comercial. Lo primero que hicieron los agentes fue acordonar la puerta de entrada por donde accedieron los ladrones, que estuvo cerrada al público durante toda la jornada de ayer. Los investigadores de la Policía Científica centraron sus esfuerzos en la joyería, poniendo cuidado, sobre todo, en hallar posibles rastros de sangre que los ladrones pudieran haber dejado en la escena, ya que pudieron sufrir algún corte al fracturar el escaparte del negocio.

La Policía Nacional trabaja con la hipótesis de que se trata de un grupo organizado itinerante, con base lejos de la capital burgalesa, posiblemente Madrid, y que se mueve por toda la geografía nacional para dar sus golpes. La Brigada de Policía Judicial revisa las grabaciones de las cámaras de seguridad sobre todo para identificar el vehículo en el que se desplazaron. Lo más probable es que su único objetivo fuera esa joyería, aunque no se sabe si su intención era entrar en algún otro establecimiento, ya que los vigilantes jurado los sorprendieron y tuvieron que salir corriendo.